30 abril, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Los Ángeles AFP Durante décadas, los misterios en torno a los últimos días de la vida Edgar Allan Poe han dado pie a cientos de páginas, pero es hasta ahora que son objeto de una película, The Raven (El cuervo), donde el escritor estadounidense es acechado por un asesino en serie inspirado en su obra.

El filme, realizado por el australiano James McTeigue (V for Vendetta y Ninja Assassin), se estrenó el viernes en las pantallas estadounidenses, en mayo lo hará en Latinoamérica, y en junio, en España.

En este eficaz thriller, el actor John Cusack se pone en la piel del escritor, quien es obligado a aliarse a un policía tan brillante como engreído para poner hallar al asesino en serie que raptó a su prometida.

“Lo único que sabía antes de empezar la película, es que no se sabe qué hizo Edgar Allan Poe los días previos a su muerte. Nadie sabe lo que le pasó. Lo vieron vociferando en un banco, con ropa que no era suya”, contó el director australiano James McTeigue.

Poe fue hallado el 3 de octubre de 1849 en Baltimore, delirando, y fue transportado a un hospital donde murió el 7 de octubre. Nunca estuvo en condiciones de explicar cómo había llegado a ese estado y la causa de su muerte sigue siendo un misterio.Por tanto, era tentador inventar que, en los últimos días de su vida, Poe había sido transportado a una de sus propias obras, que sería la historia de un asesino en serie”, agregó el director.

Los guionistas Ben Livingston y Hannah Shakespeare entrelazaron la investigación policial verdadera con la obra literaria de Poe.

“Quería generar en el público el deseo de saber más sobre él y de leer sus libros. Es un personaje fascinante, sus trabajos son extraordinarios. Si puedo hacer una película popular que haga que la gente se acerque a su obra más de cerca, sería formidable”, explicó McTeigue

Él mismo descubrió muchas cosas sobre el escritor durante la preparación de la película, en particular sus aspectos más sombríos.

“Me di cuenta de hasta qué punto era un hombre multifacético. Estaba casado con su prima de 13 años, perseguía a las mujeres permanentemente, era alcóholico y consumía opio. Pero era también un escritor brillante que sobresalía en la ciencia ficción, en las historias de detectives y en la crítica literaria. Parecía tener 40 vidas comprimidas en una sola”, dijo.

A diferencia de la obra de Poe, el filme no cae jamás en lo fantástico, sino que se queda con los pies bien anclados en la tierra. “Es cierto que muchas historias de Poe están basadas en la duda entre lo que es real y lo que no lo es. Pero si trataba de introducir en el filme sueños o visiones, creo que el público se habría perdido”, concluyó el director.