6 junio, 2015

Estrasburgo, Francia. EFE y AP. El máximo tribunal de derechos humanos de Europa autorizó, el viernes, a los médicos dejar de suministrar tratamiento a un francés que quedó en coma tras un accidente de tránsito hace siete años.

La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) sentenció que desconectar de los aparatos que mantienen con vida al tetrapléjico francés en estado vegetativo Vincent Lambert, de 38 años, no vulnera su derecho a la vida.

En una sentencia histórica que no puede ser recurrida, apoyada por 12 jueces contra cinco, la corte europea recuerda que no existe un consenso regional en esta materia, por lo que procede conceder un margen de apreciación a los Estados.

El Tribunal de Estrasburgo comparte la decisión del Consejo de Estado –máxima instancia administrativa de Francia– que autorizó en junio del 2014 a dejar de mantener artificialmente la vida de Lambert.

Su familia no se ponía de acuerdo sobre la conveniencia de mantenerlo con vida con prácticas artificiales. Su esposa quería que los médicos dejaran de ofrecerle soporte vital, pero sus padres estaban en contra.

Vincent Lambert, fotografiado el miércoles por su familia. | AFP
Vincent Lambert, fotografiado el miércoles por su familia. | AFP

“No hay alivio, no hay alegría que expresar. Solo queremos que se cumpla su voluntad”, dijo la esposa, Rachel, tras el fallo.

Pero Jean Paillot, abogado de los padres, expresó una “gran decepción” y pidió a los médicos que vuelvan a evaluar la condición de Lambert y “tomar una nueva decisión médica”.

La eutanasia no es legal en Francia, pero algunas leyes permiten a los médicos detener los tratamientos en ciertos casos, después de un complejo proceso que incluye consultas con la familia.

Muchas encuestas recientes han mostrado que una enorme mayoría de franceses está a favor de legalizar la eutanasia, la cual por el momento sólo está permitida en Holanda, Bélgica y Luxemburgo.