Gobierno ruso dice que el informe holandés buscaba apoyar la versión de que fueron los rebeldes prorrusos quienes dispararon el misil

 14 octubre, 2015
Rastros de posible misil donde cayó avión malasio en Ucrania
Rastros de posible misil donde cayó avión malasio en Ucrania

Moscú

Rusia anunció este miércoles que pedirá una nueva investigación técnica del derribo del Boeing malasio en el este de Ucrania, ya que el informe holandés no buscaba la verdad, sino apoyar la versión de que fueron los rebeldes prorrusos quienes dispararon el misil que lo alcanzó.

"Tenemos serias dudas de que el auténtico objetivo de las investigaciones holandesas fuera establecer las verdaderas razones de la catástrofe, sino más bien apoyar las acusaciones hechas anteriormente", dijo la portavoz de Exteriores, María Zajárova.

El vicepresidente de Rosaviatsia, la Agencia Federal de Transporte Aéreo, Oleg Storchevói, indicó en rueda de prensa que el informe holandés tiene muchas deficiencias, lo calificó de insatisfactorio y aseguró que el organismo rechaza categóricamente sus conclusiones.

"Solicitaremos la reapertura de la investigación", dijo Storchevói, que admitió que las normas internacionales permiten excluir a Rusia de la investigación, ya que el avión no fue derribado en su territorio ni tampoco había ciudadanos rusos a bordo.

El funcionario agregó que Rusia ofreció todo tipo de información, incluso clasificada, que no fue tomada en cuenta por los investigadores. "or lo visto, tenían la tarea de ajustar sus conclusiones a una versión ya preestablecida", dijo Storchevói, quien criticó duramente la metodología empleada por el Consejo de Seguridad de Holanda.

El alto cargo indicó que la parte holandesa hizo sus cálculos a partir del lugar desde donde presuntamente fue lanzado el misil, cuando debieron de hacer al contrario: desde el momento en que fue derribado el avión y desde ahí establecer la trayectoria y el origen del cohete.

Según el informe holandés, el Boeing malasio fue alcanzado por un misil Buk de fabricación rusa desde una zona del este de Ucrania controlada por las milicias prorrusas.

"A día de hoy no tenemos datos concluyentes que confirmen que fue un misil Buk. Nosotros continuaremos las investigaciones", dijo Storchevói.