Envía mensaje de conciliación a una oposición que lo acusa de autoritario

 11 agosto, 2014

Ankara. EFE. El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan , vencedor ayer de las primeras elecciones presidenciales directas del país, apeló a superar las diferencias para abrir una nueva etapa de reconciliación en el país euroasiático.

“A partir de hoy, con una nueva comprensión de la reconciliación nacional, quiero construir un nuevo futuro, al subrayar nuestras similitudes”, declaró Erdogan en un discurso ante miles de partidarios en Ankara.

Con el 99% de los votos escrutados, Erdogan se impuso en primera vuelta con un 51,8%, por lo que sucederá al presidente saliente Abdulah Gül para un mandato de cinco años.

Su rival más cercano, el académico Ekmeleddin Ihsanoglu, obtuvo el 38,5% y el activista kurdo Selahattin Demirtas, el 9,8%, informó el diario Hürriyet .

Todos unidos. “Todos los ciudadanos de este Estado, tanto musulmanes como cristianos, kurdos, alevíes, suníes, griegos o armenios, todos somos ciudadanos de Turquía”, manifestó Erdogan.

Agregó: “Esto significa unidad dentro de la pluralidad”.

Desde el balcón de la sede de su partido, agradeció a los ciudadanos que lo eligieran como 12.º presidente turco, y calificó el día como “histórico”, al ser la primera elección directa del jefe del Estado.

“Doy las gracias a todos los que votaron, no importa si votaban por mí o por los demás”, expresó, para apelar a dejar atrás “las viejas discusiones” y caminar hacia “un gran consenso”.

Esta ciudadana turca deposita su voto en un colegio electoral instalado en Ankara. Fueron las primeras elecciones directas para escoger al jefe de Estado. | AFP
Esta ciudadana turca deposita su voto en un colegio electoral instalado en Ankara. Fueron las primeras elecciones directas para escoger al jefe de Estado. | AFP

“Hoy se cierra un periodo y se abre otro nuevo, una nueva etapa feliz para Turquía y nuestra nación”, destacó.

Erdogan agregó que los partidos de la oposición debían reconsiderar su posición y sus críticas, al igual que él –dijo– reflexiona sobre “cada éxito y fracaso”.

El todavía primer ministro aseguró que estas fueron las novenas elecciones consecutivas que ganaba su partido y que la oposición debía pensar en lo mucho que ha mejorado Turquía durante su etapa de doce años como jefe de Gobierno.

Erdogan ha sido acusado en el pasado por la oposición, de polarizar la sociedad turca, al utilizar de forma reiterada un “nosotros” islámico y patriota frente a un “ellos” , dirigido contra quienes criticaban su forma de gobernar.

Esta polarización ha aumentado desde que en verano del año anterior estallaron unas protestas antigubernamentales lideradas, en gran parte, por las clases laicas urbanas, ante lo que definían como una forma cada vez más autoritaria de dirigir el país.

El presidente tiene poderes limitados y un papel más bien ceremonial, aunque Erdogan quiere emprender una reforma legal para otorgar más poder al jefe del Estado. Tal cambio requiere un cambio constitucional.