24 abril, 2016

El papa Francisco confesó este sábado en la plaza de San Pedro a varios adolescentes que participan en los actos organizados en el Vaticano como parte del programa del Jubileo de la Misericordia.

El Pontífice llegó a la plaza y se sentó junto a la columnata de Bernini. La sorpresa de los presentes fue mayúscula pues su visita no había sido anunciada.

Francisco se colocó en una silla al aire libre y comenzó a escuchar en confesión a los adolescentes. Se espera que varias decenas de miles participen en los actos preparados tanto en el Vaticano como en iglesias y plazas de Roma, Italia.

El sacramento de la confesión forma parte de las acciones programadas en lo que se denomina el Jubileo de los Adolescentes, pensado para quienes tienen edades comprendidas entre 13 y 16 años.

La entrada a la Basílica de San Pedro por la Puerta Santa, la visita a la tumba del apóstol y una fiesta multitudinaria en el estadio olímpico, son otras de las actividades previstas para esta ocasión.

El Papa presidirá este domingo, en la plaza vaticana, una misa para los adolescentes que participan en los actos, los cuales terminarán el lunes.