AFP.   27 febrero, 2018
Luciano Benjamín Menéndez cuando compareció en un juicio, el 16 de febrero del 2010, en Tucumán, Argentina

Buenos Aires. El exgeneral de la dictadura argentina Luciano Benjamín Menéndez, condenado 14 juicios por crímenes de lesa humanidad, murió este martes a los 90 años, informó una fuente judicial a la agencia oficial Télam.

El exmilitar era el represor que acumuló más condenas en su contra, 13 de ellas a prisión perpetua.Estaba ingresado desde hacía varias semanas en un hospital militar en Córdoba por una afección hepática, provincia donde ejecutó con mano de hierro la política de represión de la dictadura argentina (1976-1983) en el centro y norte del país.

Alias la Hiena, Chacal o Cachorro, estuvo entre 1975 y 1979 al frente del III Cuerpo del Ejército, una estratégica unidad militar con sede en Córdoba, zona de fuerte desarrollo industrial y que fue cuna de históricas luchas sindicales en las décadas de 1960 y 1970.

Estaba bajo arresto domiciliario y afrontaba un proceso más en su contra en la provincia de Córdoba.“Se murió la muerte: a las 11:20 murió el genocida Luciano Benjamín Menéndez. A diferencia de sus víctimas, se sabe la hora, el lugar y su familia puede despedirlo. Llegó a ser condenado en cárcel común, perpetua y efectiva, el úrico lugar para un genocida. í30.000 presentes!” expresó a través de las redes sociales la organización HIJOS de desaparecidos durante la dictadura.

Ver más!

Menéndez nunca mostró arrepentimiento alguno por los crímenes cometidos en los campos de concentración a su cargo. “No hubo represión ilegal alguna”, dijo durante uno de los juicios en su contra.

“Los delincuentes acusan a las fuerzas legales y se presentan a la Justicia diciendo que son víctimas”, había afirmado frente a los jueces.

Hombre fuerte de la dictadura y representante del ala más dura del Ejército durante los años de plomo llegó a tildar de “blandos” a otros jerarcas como el temible Jorge Rafael Videla, también condenado y fallecido años atrás.

Ver más!

Bajo sus órdenes funcionó el centro clandestino de La Perla, un campo de concentración por donde pasaron miles de detenidos a cuyas sesiones de tortura o fusilamiento solía concurrir, según relataron testigos.

Había sido indultado en 1990 por el presidente Carlos Menem (1989-1999), pero la Justicia anuló en el 2003 las leyes de amnistía y en el 2005 también el perdón que se le había otorgado en democracia.

La dictadura argentina dejó 30.000 desaparecidos, según entidades de derechos humanos.