16 enero, 2017
El secretario británico para Irlanda del Norte, James Brokenshire, anunció el lunes, en Belfast, la convocatoria a elecciones legislativas para esa provincia.
El secretario británico para Irlanda del Norte, James Brokenshire, anunció el lunes, en Belfast, la convocatoria a elecciones legislativas para esa provincia.

Londres

Los norirlandeses acudirán a las urnas el 2 de marzo tras el derrumbe de la coalición de gobierno en el Úlster, anunció este lunes el ministro británico a cargo de la provincia semiautónoma del Reino Unido, James Brokenshire.

La crisis comenzó con la dimisión, la semana pasada, del viceprimer ministro del Sinn Fein (nacionalista), Martin McGuinness, exmiembro del IRA, el Ejército Republicano Irlandés, la organización armada que combatió al Ejército británico durante el conflicto norirlandés. Su dimisión provocó automáticamente la de laministra principal Arlene Foster, del Partido Democrático Unionista (DUP), en virtud de una regla política que estipula que el gobierno regional está constituido por una coalición de unionistas y de nacionalitas.

Las dos partes tenían siete días para escoger sucesores. El DUP presentó a Foster. Pero el Sinn Fein rehusó nombrar un nuevo viceprimer ministro para suceder a McGuinness, quien dimitió en protesta por la mala gestión por Foster de un caso de corrupción relativo a la promoción de energías renovables.

El programa de subvenciones a las empresas para desarrollar las energías renovables, instaurado en el 2015 bajo su autoridad cuando era ministra de Empresas, habría sido objeto de abusos por un monto de varios centenares de millones de libras, según la prensa norirlandesa.

El programa fue suspendido, pero las subvenciones continuarán siendo entregadas a las empresas designadas como beneficiarias hasta el 2036.

El ministro Brokenshire llamó a las dos partes a "restablecer una asociación" muy rápidamente luego de las elecciones.

"Nadie debería subestimar el desafío planteado a las instituciones políticas norirlandesas y lo que está en juego", agregó, en momentos en que Londres se inquieta al ver que los acuerdos de paz de 1998 pueden verse fragilizados por esta crisis política.

Martin McGuinness, vice primer ministro principal de Irlanda del Norte, renunció y, con ello, provocó la convocatoria a nuevos comicios.
Martin McGuinness, vice primer ministro principal de Irlanda del Norte, renunció y, con ello, provocó la convocatoria a nuevos comicios.

Pero la diputada del Sinn Fein, Michelle O'Neill, afirmó delante del Parlamento regional que su partido solo regresaría a formar parte del gobierno si se producen "cambios reales y significativos".

Foster lamentó, por su parte, la organización de unas elecciones que Irlanda del Norte, según ella, no necesita en momentos del brexit y de un contexto económico mundial volátil.

"Irlanda del Norte, así como sus habitantes, no necesitan una elección", dijo estimando que el Sinn Fein había provocado unos comicios que "plantean un riesgo para el futuro y la estabilidad" de la región.

El gobierno de unidad fue uno de los resultados de los Acuerdos de Viernes Santo que pusieron fin a 30 años de conflicto sectario entre republicanos partidarios de que la provincia británica se uniera a Irlanda y protestantes leales a Londres, en el que murieron unas 3.500 personas.