Terrorismo

Al menos 25 muertos por explosión y ataque a complejo gubernamental en Afganistán

Actos violentos se dan en medio de rumores de una posible retirada de la mitad de los 14.000 militares de Estados Unidos presentes en el país

Kabul. Un atentado suicida seguido de un ataque armado mató a un mínimo de 25 personas el lunes en un complejo de oficinas gubernamentales en Kabul, Afganistán.

Otras 20 personas resultaron heridas en ese ataque que se prolongó durante horas, y que acabó con la muerte de cuatro atacantes, informó el vocero del ministerio del Interior, Najib Danish.

El ataque se produce luego de una agitada semana para Afganistán, tras el anuncio no confirmado oficialmente de la próxima retirada de 7.000 de los 14.000 militares de Estados Unidos presentes en el país.

Varios atacantes entraron al complejo que alberga el ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, precisó Nasrat Rahimi, portavoz adjunto del ministerio del Interior.

El ministro de Salud había afirmado que 16 heridos fueron trasladados a un hospital.

Las fuerzas afganas mataron a tres atacantes y liberaron más de 300 personas atrapadas en el lugar, dijo Rahimi. Un cuarto atacante murió en la explosión del coche bomba.

Uno de los heridos se rompió varios huesos al saltar del tercer piso del complejo, para huir de los asaltantes, según informó un corresponsal de la AFP en el hospital. Otros dos fueron heridos por cristales rotos.

Por el momento, el ataque no ha sido reivindicado. Se trata del atentado más importante desde el 28 de noviembre del presente año, cuando los talibanes hicieron estallar un coche bomba ante el complejo que alberga la sociedad de seguridad británica G4S, provocando la muerte de 10 personas.

Ashraf, un empleado del ministerio de Obras Públicas que logró huir del complejo, dio cuenta de un tiroteo entre atacantes y fuerzas de seguridad en el interior del recinto.

“También dispararon a un edificio del NDS (servicios secretos afganos) cercano”, declaró a la AFP.

Según una fuente de los servicios de seguridad interrogada por la AFP, los asaltantes lograron ingresar a una oficina del ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Se ignora si en estos locales quedan aún empleados.

Varios periodistas que se hallaban cerca del lugar, aseguran haber oído numerosas explosiones horas después de que el asalto se iniciara.

Un portavoz del ministerio de Obras Públicas, Mehdi Rohani, dijo a la AFP que sus colegas y él mismo huyeron para refugiarse en un búnker.

“Un coche bomba estalló a la entrada del parqueo del ministerio” dijo por teléfono, mientras corría para ponerse a salvo.

“Escucho disparos al exterior del edificio, pero estamos bien” añadió.

El ataque ocurrió tras el anuncio, sin confirmación oficial, de la futura retirada de la mitad de los militares de Estados Unidos presentes en Afganistán y que constituyen el mayor contingente de la misión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en el país asiático.

Este posible anuncio de retirada se produjo después de meses de esfuerzos para reactivar las negociaciones de paz con los talibanes, lo que sorprendió a los diplomáticos en Kabul.

La semana pasada, Emiratos Árabes Unidos afirmó que las "conversaciones de reconciliación" entre Estados Unidos y los talibanes afganos, en Abu Dabi, han brindado resultados positivos y concretos.

Estas reuniones se enmarcan en una serie de esfuerzos diplomáticos, en los que Washington intenta poner fin al conflicto afgano, que comenzó en 2001 con la invasión estadounidense para expulsar a los talibanes del poder.