Por: AFP.   13 julio
Oficiales de la Policía resguardaron la entrada al apartamento donde vivía Charlie Rowles,en Amesbury, Inglaterra, el 4 de julio del 2018.

Londres. El agente nervioso novichok que mató a una mujer británica e hirió a su pareja estaba en una botella hallada en el apartamento del hombre, cerca de donde atentaron contra el exespía ruso Serguéi Skripal, informó la Policía este viernes.

“El miércoles 11 de julio se recuperó una pequeña botella durante el registro de la casa de Charlie Rowley en Amesbury” (sur de Inglaterra), agregó la Policía en un comunicado, en el cual indicó que las pruebas confirmaron que “la sustancia que contenía era novichok”.

"Se practicarán nuevas pruebas científicas para tratar de establecer si es del mismo lote que contaminó a Serguéi y Yulia Skripal en marzo", añadió el comunicado policial.

Charlie Rowley, de 45 años, salió del estado crítico el miércoles, pero su compañera, Dawn Sturgess, falleció el domingo tras ocho días en el hospital.

Este nuevo envenenamiento se produjo a unos 10 km de Salisbury, donde cuatro meses antes el exagente doble Skripal -condenado por traición en Rusia y que llegó a Inglaterra tras un canje de espías- quedó al borde de la muerte junto a su hija al ser expuestos a esta sustancia.

Yulia y Serguéi Skripal recibieron el alta hospitalaria tras varias semanas ingresados, al igual que Nick Bailey, el primer policía que los ayudó, quien había ingresado en el hospital en estado grave, pero Dawn Sturgess no lo logró.

Charles Rowley, también contaminado con novichok, se recupera en un hospital británico.

Londres atribuyó el intento de envenenamiento de los Skripal a Moscú, que negó cualquier tipo de implicación.

El caso desencadenó una grave crisis diplomática entre el Kremlin y Occidente y un cruce de expulsiones de diplomáticos.