5 julio, 2011

Tokio(AP). El asediado gobierno de Japón sufrió hoy otro duro revés cuando su ministro de reconstrucción de desastres se vio obligado a renunciar apenas una semana después de su nombramiento por las críticas que se ganó por ser ofensivo con funcionarios de la zona devastada por un maremoto en el noreste del país.

El lloroso ministro Ryu Matsumoto se disculpó y presentó su renuncia luego de un viaje durante el fin de semana donde criticó duramente al gobernador local por haber llegado tarde a una reunión y haberlo amenazado con detener la ayuda.

El primer ministro Naoto Kan, quien creó el nuevo cargo del gabinete la semana pasada, tenía la esperanza de que se sacudiría las críticas que han cuestionado su liderazgo tras el terremoto y el tsunami que devastaron al país.

Kan ha sido sometido a una enorme presión para que renuncie él mismo, pero ha dicho que lo hará después de que Japón esté en el camino de la franca recuperación.

Su gobierno encara graves enfrentamientos al interior del partido gobernante y de una oposición cada vez más fuerte, que ha denunciado su respuésta como escasa y mal coordinada.

Además, la breve actuación de Matsumoto no le ayudará.

Matsumoto se negó a estrechar la mano del gobernador por su tardanza, le reprendió y amenazó con retener la ayuda.

En reuniones con los gobernadores locales durante el fin de semana, el ministro Matsumoto tuvo una actitud arrogante e indiferente, provocando indignación entre los residentes locales y los opositores políticos. Le dijo al gobernador de Iwate, una de las prefecturas más afectadas, que el gobierno no brindaría ayuda a las municipalidades que no tuvieran buenas ideas sobre la reconstrucción.

Al reunirse con el gobernador de Miyagi, Yoshihiro Murai, Matsumoto expresó frustración por haber tenido que esperar la llegada del gobernador. El ministro se negó a estrecharle la mano al saludarle y reprendió al gobernador, quien se mostró visiblemente sorprendido.

"Cuando un invitado llega de visita, no se debe llamar al invitado hasta que uno no ha ingresado al salón", le dijo a Murai. "¿Entiende?"

A continuación le advirtió a los periodistas presentes que no reportaran sobre sus palabras. Pero por el contrario, éstas fueron ampliamente publicadas en los medios.

El primer ministro Naoto Kan designó a Matsumoto, de 60 años, al nuevo cargo de ministro de reconstrucción en casos de desastres, el mes pasado.

El jefe del gabinete, Yukio Edano, dijo a los periodistas que Kan aceptó la renuncia de Matsumoto y tiene previsto designar a su sucesor lo más pronto posible, informó la agencia Kyodo News.

Matsumoto no dio explicaciones hoy en una conferencia de prensa sobre la razón de su renuncia y se comprometió a continuar prestando su apoyo a los esfuerzos de recuperación.

"Hay muchas cosas que me gustaría decir", dijo Matsumoto con lágrimas en los ojos. "Pero partiré desde este momento", agregó.

El más reciente escándalo constituye un nuevo revés para el criticado líder, cuya aceptación ha decrecido en las encuestas de opinión por su manejo del desastre del 11 de marzo, un terremoto seguido de un maremoto y una subsecuente crisis nuclear.

El desastre devastó el litoral nororiental del Japón, arrasó con pueblos, viviendas y negocios. Más de 22.600 personas han muerto o están desaparecidas.