AFP. 8 febrero
La canciller Ángela Merkel salía de la sede del Gobierno, en Berlín, este sábado 8 de febrero del 2020.
La canciller Ángela Merkel salía de la sede del Gobierno, en Berlín, este sábado 8 de febrero del 2020.

Berlín. La canciller alemana, Ángela Merkel, destituyó este sábado a un miembro de su gobierno y de su propio partido conservador a raíz del escándalo que suscitó una alianza de diputados regionales de la derecha con un partido de ultraderecha.

Christian Hirte fue destituido tras haber mostrado su satisfacción, esta semana en Twitter, por la elección del nuevo ministro presidente del estado de Turingia, apoyado con los votos del partido Unión Demócrata Cristiana (CDU), de Ángela Merkel, y la agrupación de ultraderecha Alternativa por Alemania (AfD).

“La canciller me informó de que ya no podía ser comisario del gobierno para los estados regionales del este de Alemania. A petición suya, solicité ser destituido de mis funciones”, anunció en Twitter Christian Hirte, que había sido muy criticado en los últimos días.

Hirte ocupaba un puesto clave para la coordinación de la política federal alemana en los estados regionales de la antigua Alemania Oriental, una región económicamente más retrasada, y también era secretario de Estado en el Ministerio de Economía y Energía.

Además, es vicepresidente regional de la CDU en Turingia.

Los socialdemócratas, socios de los conservadores en el gobierno nacional, habían reclamado su destitución.

Remezón en la CDU

La votación en Turingia causó un gran revuelo en el país porque rompió un tabú en la política alemana de después de la guerra, el rechazo de los conservadores a cualquier alianza con la ultraderecha.

Los diputados de Turingia se saltaron esta consigna, algo que Merkel tachó de "imperdonable".

Mike Mohring , jefe del grupo parlamentario de la CDU en Turingia, acudió el viernes 7 de febrero del 2020 a una reunión de su partido en Berlín.
Mike Mohring , jefe del grupo parlamentario de la CDU en Turingia, acudió el viernes 7 de febrero del 2020 a una reunión de su partido en Berlín.

Hirte es la segunda víctima que se cobra este caso dentro de la formación de la canciller, después de que el jefe de los conservadores de la CDU en Turingia, Mike Möhring, anunció el viernes que en mayo dejaría sus funciones.

Fue él quien supervisó la votación de los diputados de la CDU de Turingia cuando eligieron al nuevo dirigente regional.

Este último, Thomas Kemmerich, un diputado de la formación liberal FDP (minoritaria), anunció el sábado su dimisión tras el escándalo. “Anuncio mi dimisión como ministro presidente de Turingia con efecto inmediato”, declaró.