AFP. 17 octubre, 2018

Caracas. Venezuela rechazó este miércoles que Costa Rica respaldara la iniciativa de varios países que pidieron a la Corte Penal Internacional (CPI) investigar al gobierno de Nicolás Maduro por crímenes de lesa humanidad y consideró que evidencia su subordinación a Estados Unidos.

“Jamás habíamos visto un gobierno costarricense que en tan poco tiempo (...) se subordine a los dictámenes de un gobierno que odia a los pueblos centroamericanos” como el del presidente estadounidense Donald Trump, escribió en Twitter el canciller venezolano, Jorge Arreaza.

El funcionario aseguró que al apoyar la solicitud, el Gobierno costarricense solo busca “distraer la atención de la opinión pública de su país” frente a la huelga del sector público que inició hace semanas y que, según el gobierno, solo persiste en el Ministerio de Educación.

"Presidente, Carlos Alvarado, escuche a su pueblo, a sus dignos trabajadores y respete a los pueblos soberanos e independientes de nuestra América", señaló Arreaza.

Costa Rica expresó su apoyo a la iniciativa de Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú -respaldada luego por Francia- que enviaron una carta a la CPI para pedirle que investigue los crímenes contra la humanidad cometidos según ellos por el gobierno de Maduro.

“Costa Rica, fiel a su defensa tradicional para la promoción y protección de los derechos humanos, la paz y la democracia, ha decidido secundar la gestión (...) de denunciar al Gobierno venezolano de Nicolás Maduro, ante la Corte Penal Internacional (CPI)”, indico un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores costarricense.

Costa Rica solicitó también al gobierno socialista de Maduro que cumpla “las obligaciones internacionales adquiridas al acceder a los instrumentos jurídicos internacionales de Derechos Humanos, para que se respeten las libertades fundamentales, se liberen los presos políticos y se ponga fin a la impunidad”.

Sobre las manifestaciones de Arreaza, el Ministerio de Relaciones Exteriores costarrincense indicó este miércoles que el país no responde a críticas de ese tipo. Enfatizó que no es la intención del Gobierno de San José atender esas provocaciones, sino defender los valores de paz que deben promocionarse en el mundo.

Venezuela, con las mayores reservas petroleras del mundo y donde el crudo representa 96% de los ingresos, enfrenta una abrupta caída de su producción con cerca de 1,4 millones de barriles por día (mbd), la más baja en 30 años y muy lejos de los 3,2 millones de 2008.

La grave crisis económica está marcada por una recesión prevista de 18%, una hiperinflación, falta de servicios públicos y la escasez de artículos de primera necesidad que ha provocado un éxodo masivo de cientos de miles de venezolanos.