AFP. 20 julio
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, hace una declaración antes de participar en una mesa redonda en la cumbre de la Unión Europea, en Bruselas, el 20 de julio del 2020. Foto: AFP
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, hace una declaración antes de participar en una mesa redonda en la cumbre de la Unión Europea, en Bruselas, el 20 de julio del 2020. Foto: AFP

Bruselas. El jefe del Consejo Europeo, Charles Michel, consideró este lunes "posible" un acuerdo sobre su plan para superar los estragos del coronavirus, antes de presentar un nueva propuesta que mantiene la cuantía del fondo de recuperación, con guiños a los países "frugales".

"Los últimos pasos son siempre los más difíciles, pero, aunque sea difícil (...), estoy convencido de que un acuerdo es posible", dijo Michel, sin precisar los detalles de su nueva propuesta de consenso que debe presentar ahora a los 27 líderes.

Según el documento, que pudo consultar la AFP, el fondo de recuperación de la Unión Europea (UE) se mantendría en los 750.000 millones de euros ($840.000 millones) propuestos, pero con un nuevo equilibrio entre préstamos y subvenciones.

La Comisión Europea tomará prestado en los mercados el volumen del fondo, destinado principalmente a los países más golpeados por la pandemia, pero los 27 devolverían en su conjunto las subvenciones, que pasan del medio billón a los 390.000 millones.

La cuantía, por debajo de los 400.000 millones de mínimo reclamados por Francia pero por encima de los 350.000 millones como máximo que exigían Países Bajos, Austria, Suecia, Dinamarca y Finlandia, busca acercar a estos últimos al necesario consenso.

Tras aceptar a regañadientes el principio de emitir deuda común a través de Bruselas, estos países adeptos del rigor fiscal y apodados "frugales", junto a Finlandia, se han mostrado en los últimos cuatro días de negociación como los más reticentes al plan.

"Son muchos días [de negociación] porque efectivamente es un paso muy importante el que está llamado a dar la UE para dar una respuesta de envergadura" a la crisis, justificó el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez.

Muestra de la difícil negociación, Michel reunió por primera vez a los 27 todos juntos en una cena de trabajo después de otro día de tratativas en pequeños grupos, que convirtieron la cumbre en la más larga de la historia de la UE desde la de Niza en diciembre de 2000.

Más allá del volumen

"Mientras no estuviera la cantidad del fondo de recuperación claramente definida, no podíamos avanzar", dijo una fuente europea, explicando que Michel aumentó el domingo la presión sobre los frugales que "daban vueltas en círculos durante tres días".

En un nuevo guiño hacia esas naciones ricas, el jefe del Consejo aumenta la rebaja en sus contribuciones anuales al presupuesto común de la UE para el período 2021-2027, en curso de negociación. La Haya ahorraría casi 2.000 millones de euros cada año, por ejemplo.

El debate sobre el fondo se suma de hecho al del Marco Financiero Plurianual 2021-2027, el primer presupuesto común sin el Reino Unido. Michel mantiene su propuesta de un monto de 1,074 billones de euros.

Según un diplomático europeo, si se logra confirmar el acuerdo sobre el volumen, las negociaciones deberían centrarse entonces en otros aspectos como el clima, los recursos propios y el Estado de derecho, este último punto que enfrenta reticencias en el Este.

Polonia y Hungría, así como en menor medida Eslovenia, reclaman que no se vincule la concesión de fondos europeos al respeto del Estado de derecho. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, advirtió que esta negociación llevaría "tiempo".

"Para que Polonia acepte un compromiso", no debe haber "ningún poder discrecional para las instituciones de la UE sobre el Estado de derecho", advirtió este lunes el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, a la prensa.

La cumbre se celebra bajo presión. A causa de la pandemia, la economía mundial podría contraerse un 4,9% en el 2020, una caída que aumenta al 10,2% en la zona euro y al 9,4% en América Latina y el Caribe, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).