AFP. 15 octubre
Alexéi Navalni y su esposa, Yulia Navalnaya, cuando el primero aún se hallaba en el Hospital Charite, en Berlín,el 21 de setiembre del 2020. AFP
Alexéi Navalni y su esposa, Yulia Navalnaya, cuando el primero aún se hallaba en el Hospital Charite, en Berlín,el 21 de setiembre del 2020. AFP

Bruselas. La Unión Europea (UE) anunció oficialmente este jueves la adopción de sanciones contra seis colaboradores del presidente ruso, Vladimir Putin, por el envenenamiento del líder opositor Alexéi Navalni, gesto que motivó una enérgica reacción de Moscú.

El listado de funcionarios sancionados incluye al jefe de la Dirección de Política Interna de la Presidencia rusa, el director del Servicio Federal de Seguridad, dos viceministros de Defensa, un alto funcionario de la Oficina Ejecutiva de la Presidencia y al representante de Putin en Siberia.

Todos ellos, de acuerdo con la UE, tienen responsabilidad en el envenenamiento de Navalni con un agente neurotóxico del grupo Novichok, ayudaron a las personas encargadas de ejecutar el ataque o dieron consentimiento a la acción. Las sanciones contemplan congelamiento de activos y prohibición de viajes al territorio de la UE.

De todos ellos, el funcionario más próximo de Putin es Alexánder Bortnikov, director del Servicio Federal de Seguridad. Sergéi Kiriyenko, adjunto del jefe de la Oficina Ejecutiva de la Presidencia, también forma parte del entorno cercano de Putin (fue director del grupo nuclear Rosatom).

La Unión Europea sancionó al viceministro de Defensa, Alexéi Krivoruchko. AFP
La Unión Europea sancionó al viceministro de Defensa, Alexéi Krivoruchko. AFP

También se aplicarán sanciones contra el Instituto Estatal de Investigación Científica en Química Orgánica, con sede en Moscú. Para la UE, esta institución incumplió sus obligaciones en términos de destrucción de arsenales de armas químicas.

En la nota de prensa que anunció la publicación oficial de la lista de sancionados, la UE mencionó el "uso de armas químicas en la tentativa de asesinato" de Navalni.

De inmediato, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, advirtió de que las sanciones “dañan” las relaciones de la UE con Moscú, y adelantó que habrá una reacción “conforme con los intereses de Rusia”.

Peskov expresó que las medidas eran “inamistosas” y sin “ninguna lógica”, y lamentó que las relaciones entre Rusia y la UE “dependan de una persona a la que Europa considera líder de una oposición”.

Reino Unido se suma

Por su parte, el gobierno británico adelantó que se sumará a las presiones “bajo el régimen europeo de sanciones por uso de armas químicas”, de acuerdo con un comunicado del ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab.

Feroz crítico del gobierno de Putin, Navalni, de 44 años, cayó gravemente enfermo el 20 de agosto mientras viajaba en un avión en Siberia, cuando hacía campaña en favor de los opositores para las elecciones locales y regionales.

Serguéi Kiriyenko, subjefe de gabinete de la Presidencia rusa, está entre los sancionados por la Unión Europea (UE). AFP
Serguéi Kiriyenko, subjefe de gabinete de la Presidencia rusa, está entre los sancionados por la Unión Europea (UE). AFP

Tras haber sido tratado unos días en un hospital siberiano, fue trasladado a un centro especializado en Berlín y continúa su convalecencia en la capital alemana.

En una decisión en separado, la UE también anunció el jueves sanciones contra un empresario ruso, Yevgeny Prigozhin, por sus actividades de desestabilización de la paz en Libia.

Prigozhin es conocido como el “cocinero de Putin”, por poseer una firma que ofrecía servicios de alimentación al Kremlin.

La UE ya aplica otras sanciones a funcionarios y ciudadanos rusos. Entre ellas figuran las relacionadas con el ataque -también con un agente neurotóxico- contra el exespía ruso Sergéi Skripal en Inglaterra en el 2018, así como una gran cantidad de penalizaciones relacionadas con la anexión de Crimea.

(Video) Alemania apunta a un envenenamiento de Navalni y presiona a Rusia

Otros temas que son objeto de sanciones son el derribo de un avión de pasajeros sobre Ucrania, en 2014, y los ataques cibernéticos, en especial contra la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OVCW), en La Haya.

La UE también apoyó la suspensión de las conversaciones por la admisión de Rusia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Agencia Internacional de Energía (AIE), así como su exclusión del grupo de países industrializados líderes (G8).