AFP. 5 febrero
El presidente Donald Trump recibió este miércoles 5 de febrero del 2020, en la Casa Blanca, al líder opositor venezolano Juan Guaidó (derecha).
El presidente Donald Trump recibió este miércoles 5 de febrero del 2020, en la Casa Blanca, al líder opositor venezolano Juan Guaidó (derecha).

Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sacó la alfombra roja este miércoles para recibir en la Casa Blanca al líder opositor venezolano Juan Guaidó, pero más de un año después de que el jefe parlamentario juró como mandatario interino, la audiencia quedó opacada por el juicio político en Washington.

La reunión cargada de simbolismo se produjo a las 2:15 p. m. hora local (1:15 p. m. en Costa Rica) cuando el dirigente fue recibido en la puerta de la Casa Blanca por Trump, escoltado por la guardia de honor.

Es un importante espaldarazo para el líder opositor, a quien Washington y más de medio centenar de gobiernos reconocen como mandatario interino, y que además se aloja en la residencia destinada a los líderes extranjeros situada frente a la Casa Blanca y donde ahora ondea la bandera venezolana.

“La visita es una oportunidad de reafirmar el compromiso de Estados Unidos con el pueblo de Venezuela y para discutir cómo trabajar con el presidente Guaidó para acelerar una transición democrática”, dijo la Casa Blanca, en una jornada en la que el Senado absolvió a Trump terminando con el juicio político en su contra.

La Casa Blanca canceló abruptamente el acceso al encuentro en el Despacho Oval, que estaba programado para un poco antes de la votación en el Senado.

Guaidó asistió en la noche del martes como invitado al discurso anual sobre el Estado de la Unión en el Capitolio, durante el cual recibió una ovación de pie tanto de los republicanos como de los demócratas, en un momento de fuertes divisiones políticas en Washington.

Para Guaidó, la invitación es un respaldo que sella su gira internacional, que comenzó hace dos semanas y durante la cual se entrevistó con líderes como el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Tras la reunión, Guaidó publicó una foto con Trump en el Despacho Oval con la leyenda "nuestra lucha es hasta lograrlo".

Después, Guaidó visitó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la única organización financiera multilateral que lo reconoce.

"Nosotros hemos venido trabajando durante mucho tiempo listos para acompañar al presidente Guaidó el día que tenga todos los instrumentos de poder", dijo el presidente del BID, Luis Alberto Moreno.

Guaidó, quien el jueves será recibido en la Organización de Estados Americanos (OEA) por su secretario, Luis Almagro, manifestó que está buscando “las herramientas y las oportunidades para desarrollar de nuevo un país”.

El presidente Donald Trump (izquierda) y el dirigente opositor venezolano Juan Guaidó antes de ingresar en el Salón Oval de la Casa Blanca, este miércoles 5 de febrero del 2020.
El presidente Donald Trump (izquierda) y el dirigente opositor venezolano Juan Guaidó antes de ingresar en el Salón Oval de la Casa Blanca, este miércoles 5 de febrero del 2020.

Esta muestra de apoyo es importante cuando ha pasado más de un año desde que Guaidó juró como presidente interino, después de que Maduro asumió un cuestionado segundo mandato tras irregularidades en las elecciones del 2018.

El sucesor de Hugo Chávez se mantiene en el poder, pese a las sanciones de Estados Unidos, entre ellas un embargo de facto al crudo de Venezuela que es crucial para su economía, en aguda contracción desde el 2013.

Maduro ha contado con el apoyo de China y Rusia, sus principales acreedores.

El tratamiento a Guaidó durante la tradicional alocución presidencial ante el Congreso de Estados Unidos generó rechazó en Caracas. El gobierno de Maduro denunció las "violentas amenazas" de Trump, después de que el mandatario estadounidense prometiera "aplastar" la "tiranía" en Venezuela.

Sin embargo, la invitación a Guaidó también generó críticas por parte de legisladores estadounidenses que buscan que el apoyo se traduzca en beneficios migratorios para los venezolanos.

“Una invitación es fácil. Garantizar una protección TPS para quienes huyen de Venezuela requiere que Trump desafíe a su base xenófoba”, dijo en Twitter la congresista Debbie Wasserman Schultz, en alusión al Estatuto de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), que Estados Unidos concede a países cuyas circunstancias eximen de deportación a sus ciudadanos.