Política

Ministra de Exteriores británica asume las negociaciones del Brexit tras la renuncia de Frost

Liz Truss, de 46 años, es una figura popular en las filas de la mayoría conservadora. Su nombre sale regularmente como posible sucesora de Boris Johnson

Londres. El primer ministro británico, Boris Johnson, nombró este domingo a la ministra de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Liz Truss, para dirigir los asuntos posbrexit tras la dimisión del negociador David Frost la noche del sábado, en una dura semana para el líder conservador.

Liz Truss, de 46 años y jefa de la diplomacia británica desde septiembre, dirigirá las negociaciones con la Unión Europea sobre el controvertido protocolo que regula los acuerdos aduaneros especiales con Irlanda del Norte, según un comunicado del gobierno.

“Liz Truss asumirá la responsabilidad ministerial de la relación con la Unión Europea con efecto inmediato”, precisó el texto. Tras el anuncio, el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, indicó en Twitter que “seguiría cooperando con el Reino Unido con el mismo espíritu constructivo”.

Tras defender inicialmente la permanencia en la Unión Europea durante el referéndum de 2016, la exministra de Comercio Exterior cambió de opinión, explicando que veía el Brexit como una fuente de oportunidades económicas. Liz Truss es una figura popular en las filas de la mayoría conservadora. Su nombre sale regularmente como posible sucesora de Boris Johnson.

Alegando su desacuerdo con la dirección tomada por el gobierno de Boris Johnson, el secretario del Brexit, David Frost, presentó su dimisión el sábado por la noche, después de que el dominical The Mail on Sunday adelantara la noticia.

Mientras tanto, las negociaciones con la Unión Europea sobre la aplicación del protocolo de Irlanda del Norte no han conclu

ido y está previsto que se reanuden en enero.

‘Muy decepcionante’

En Radio Times, la exprimera ministra norirlandesa, Arlene Foster, presionada para dejar su puesto en abril al ser considerada demasiado moderada, tildó la partida de David Frost como algo “muy, muy decepcionante”, puesto que él “comprendía” los problemas creados por los nuevos acuerdos pos-Brexit en Irlanda del Norte.

En la bancada de la mayoría conservadora, el diputado Andrew Bridgen consideró la víspera que para Johnson se trata de un “momento decisivo”. “Debe cambiar o irse”, indicó a Radio Times. Este fervoroso ‘Brexiter’ además tuiteó que al primer ministro se le “está acabando el tiempo y los amigos para cumplir con sus promesas y la disciplina de un verdadero gobierno conservador”.

Partidario de una línea dura con la UE, David Frost lideró las negociaciones de Londres sobre el acuerdo del Brexit, así como su puesta en marcha, sobre todo en lo que respecta a la aplicación del controvertido protocolo para Irlanda del Norte. Este último instaura un nuevo régimen aduanero para la provincia británica, que ‘de facto’ la mantiene en el mercado único y la unión aduanera europea.

El Reino Unido y la UE llevan desde hace meses intentando acordar cómo implementar el texto, en vigor desde comienzos de año. Si bien Frost había adoptado una posición inflexible, exigiendo que se soslaye todo recurso a la justicia europea para la solución de controversias, el gobierno parecía en cambio haber suavizado su postura al respecto.

Diplomático de carrera, Frost trabajó en Bruselas en la década de 1990 y fue embajador ante Dinamarca entre 2006 y 2008. Además ha dirigido la Scotch Whisky Association (SWA).

Foto comprometedora

Dos años tras un triunfo electoral apoyado en la promesa de concretar el Brexit, Johnson se ve rodeado de escándalos y esta semana sufrió una revuelta en su bando político a causa de las medidas contra el covid-19, seguidas de la pérdida de un bastión conservador en una elección parcial en Inglaterra.

También se enfrenta a un rebrote de casos de covid-19, provocado por la variante ómicron. En su carta de dimisión, dada a conocer el sábado por Downing Street, Frost señaló las nuevas restricciones para combatir al coronavirus, el aumento de los impuestos y la política aplicada para alcanzar la neutralidad de carbono en 2050, así explicando su partida.

"Usted conoce mis preocupaciones respecto al manejo actual de los asuntos", escribió a Johnson, enfatizando que con el Brexit ya asegurado, "ahora el desafío para el gobierno es aprovechar las oportunidades".

Boris Johnson señaló que “lamentaba” la renuncia de David Frost, expresándole su gratitud por el trabajo realizado. Este domingo, el ministro de Salud, Sajid Javid, declaró ante cámaras de Sky News que “comprende las razones” que llevaron a Frost, “un hombre de principios”, a dejar su cargo.