AFP. 19 febrero
Un ferri permanecía anclado cerca de la costa del lago de Nicaragua en la isla de Ometepe, a finales de octubre del 2018.El turismo desapareció a raíz de la crisis política y la represión.
Un ferri permanecía anclado cerca de la costa del lago de Nicaragua en la isla de Ometepe, a finales de octubre del 2018.El turismo desapareció a raíz de la crisis política y la represión.

Managua. El Banco de Importación y Exportación de Taiwán facilitará este año a Nicaragua un préstamo de $100 millones en condiciones altamente favorables para ayudar al gobierno de Daniel Ortega a financiar su presupuesto ante la grave crisis que vive el país, informó este martes una fuente oficial.

El crédito fue ratificado por el Parlamento nicaragüense con carácter de urgencia con el voto de una mayoría de 74 diputados, indicó el Poder Legislativo en su sitio web.

Estos fondos “servirán como un colchón de respaldo o amortiguamiento en el presupuesto para garantizar la ininterrumpida ejecución de inversiones públicas”, necesarias para generar empleo, explicó el presidente de la Comisión Económica del Parlamento, el diputado oficialista Wálmaro Gutiérrez.

El empréstito fue concedido “bajo condiciones financieras de 20 años de plazo, incluyendo 5 años de gracia, a una tasa de interés libor a 6 meses más 1% y será amortizado mediante cuotas semestrales consecutivas”, precisó el Parlamento.

El gobierno encara este año un déficit presupuestario de unos $300 millones que estarían siendo cubiertos con este préstamo y el proyecto de reforma fiscal, en manos de los diputados, que elevará los impuestos de numerosos rubros.

La economía nicaragüense se contrajo el año pasado un 4% a causa de la caída del turismo, las inversiones, el comercio y la construcción, principalmente, como consecuencia de la crisis que provocaron las protestas antigubernamentales que sacudieron al país entre abril y octubre pasado.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) prevé que la economía caerá este año entre un 7% y un 11% debido al deterioro de la situación y la ausencia de un diálogo para resolver la crisis.

Las manifestaciones contra el gobierno estallaron en abril pasado contra una reforma al seguro social que luego devino en una demanda de salida de Ortega, en el poder desde el 2007. La represión contra las protestas dejó al menos 325 muertos.

La violencia motivó la condena internacional y la aprobación en diciembre pasado en Estados Unidos de una ley, conocida como el Nica-Act, que limita el acceso de Managua a préstamos de organismos multilaterales en los que Washington tienevoto.