AP y AFP. 3 noviembre, 2018
Facebook y otras plataformas han estado librando una lucha contra la desinformación en línea y el discurso de odio durante dos años. AP

Nueva York. Facebook y otras redes sociales han estado combatiendo la desinformación y los mensajes de odio durante dos años. A días de las elecciones de medio período presidencial en Estados Unidos, sus esfuerzos parecen estar ganando terreno, aunque todavía están muy lejos de triunfar en la guerra.

Eso se debe a que las medidas podrían acarrear repercusiones políticas y ello podría perjudicar los negocios de empresas como Facebook, Twitter y Google. Algunos incluso argumentan que las redes sociales están diseñadas para ser inundadas con desinformación, una consecuencia inesperada de las ansias de servir a empresas de publicidad al categorizar los intereses de sus usuarios.

Después de haber sido agarrados por sorpresa por agentes rusos que se entrometieron en las elecciones estadounidenses del 2016, los gigantes de la tecnología han invertido millones de dólares, decenas de miles de personas y eficientes esfuerzos técnicos en el combate de noticias falsas, propaganda y mensajes de odio que han proliferado en sus plataformas digitales.

Facebook, en particular, ha tenido grandes cambios desde fines del 2016, cuando el director general, Mark Zuckerberg, desestimó como “un disparate” la idea de que las noticias falsas en su servicio podrían haber influido en las elecciones. En julio, por ejemplo, la compañía anunció que el fuerte gasto en seguridad y moderación de contenido, junto con otros cambios comerciales, evitarían el crecimiento y las ganancias. Inversionistas se alarmaron de inmediato y borraron $119.000 millones del valor de mercado de la compañía.

La red social ha comenzado a ver buenos resultados de su esfuerzo. Una investigación conjunta de las universidades de Nueva York y Stanford recientemente halló que las “interacciones” de usuarios con noticias falsas en Facebook, que aumentó sustancialmente en el 2016 durante la campaña presidencial, bajó significativamente entre fines del 2016 y julio del 2018. En Twitter, sin embargo, la diseminación de estas historias siguió en aumento en los últimos dos años.

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, testificando en una audiencia del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representanes, el 11 de abril del 2018, sobre el uso de los datos de Facebook en las elecciones de 2016 y la privacidad de datos. AP

Un análisis parecido del Centro para Responsabilidad de Medios Sociales de la Universidad de Michigan, que analiza la prevalencia de información “dudosa” en las redes sociales, también muestra que el “índice de incertidumbre” en Facebook cayó de 8,1% en marzo del 2017 a 3,2% el lunes. El “índice de incertidumbre” de Twitter también bajó levemente, de 5,6% en noviembre del 2016 a 4,2% el lunes.

Twitter cierra cuentas

Twitter eliminó miles de cuentas automáticas en Estados Unidos, muchas presentándose como demócratas, que publicaban mensajes llamando a abstenerse de votar en las elecciones de medio mandato del martes, informó la prensa.

Según un comunicado divulgado por medios locales, la firma suprimió “cuentas que intentaban divulgar información falsa de forma automática violando nuestras reglas”.

Según la cadena CNN, el comité de campaña del Partido Demócrata alertó a Twitter sobre estas cuentas, que fueron eliminadas entre fines de septiembre y principios de octubre.

La red de cuentas parecía ser dirigida desde Estados Unidos, precisó Twitter sin dar mayores detalles.

Tras las acusaciones de manipulación por parte de Rusia durante la campaña presidencial del 2016, Twitter afirma haber buscado eliminar cuentas falsas o automáticas destinadas a manipular el debate público sobre la red social antes de las elecciones del 6 de noviembre.

Por su parte, el presidente Donald Trump se ha quejado recientemente que Twitter suprimía cuentas de sus partidarios.