AFP.   8 agosto, 2019
Matteo Salvini, ministro del Interior y líder de la Liga, considra inviable la actual coalición gubernamental.

Roma. El ministro del Interior y líder de la Liga (ultraderechista), Matteo Salvini, reclamó este jueves elecciones anticipadas en Italia, desatando una crisis política en plena temporada de vacaciones.

El hombre fuerte del gobierno de la coalición entre la Liga y el partido antisistema del Movimiento 5 Estrellas (M5E) pidió además que las elecciones se celebren “lo más rápido posible”. “Ya no hay mayoría gubernamental (...) demos la palabra a los electores”, expresó en un comunicado.

La crisis entre los dos aliados --cuyas visiones son muy distintas-- se ahondó tras el voto el miércoles en el Senado a favor del controvertido proyecto de línea de tren de alta velocidad entre Francia e Italia, mejor conocido como TAV.

Buena parte de los líderes del M5E se forjaron en las protestas contra el proyecto de alta velocidad, mientras que la Liga, que gobierna en gran parte de las regiones del norte de la península, prometió completar la obra.

Los aliados votaron en el Senado en forma opuesta y el texto a favor de la obra fue aprobado tal como pedía Salvini, mientras que el M5E quedó en minoría.

Salvini formuló el pedido de elecciones tras una jornada de reuniones y negociaciones, entre ellos con el jefe de Gobierno, Giuseppe Conte, quien a su vez consultó al presidente Sergio Mattarella.

Con el colapso de la coalición gubernamental se abren varios escenarios políticos, los cuales se complican debido a que tanto el Senado como la Cámara de Diputados han clausurado las sesiones por las vacaciones de verano.

Ver más!

“¿Vacaciones? Que vuelvan al trabajo la próxima semana los parlamentarios, tal como el resto de los italianos”, comentó Salvini con su habitual tono arrogante.

Según cálculos de la prensa y respetando los dos meses que obliga la Constitución, las elecciones se podrían celebrar a mediados de octubre.

Se acabó el gobierno

Para el líder ultraderechista “es inútil seguir adelante entre vetos y disputas, como ha ocurrido en las últimas semanas. Los italianos necesitan certezas y un gobierno que gobierne”, afirmó.

Según las encuestas de opinión, Salvini ganaría las elecciones con cerca del 36% y podría gobernar con otro partido más pequeño de extrema derecha, Fratelli d’Italia.

Pero provocar una caída de gobierno podría tener un costo electoral, un riesgo que podría impactar negativamente sobre la Liga, según algunos observadores.

Por su parte, el líder del M5E, Luigi Di Maio, quien optó durante la jornada por la prudencia, recordó que el 9 de setiembre está programada una votación parlamentaria clave para reducir el número de diputados y senadores.

"Falta solo una ronda de votaciones y espero que ninguno se eche para atrás en el último minuto, sería muy grave, una señal de que no se quiere cambiar nada', afirmó.

Luigi Di Maio (centro), ministro de Trabajo y líder del Movimiento 5 Estrellas, dio declaraciones a la prensa cerca del palacio Chigi, en Roma, este jueves 8 de agosto del 2019.

Di Maio aseguró de todos modos que “están listos para las elecciones, pero después de que se apruebe la reducción de parlamentarios”, recalcó.

Las elecciones anticipadas representan un desafío para los críticos al sistema, que han perdido buena parte de su popularidad, según las encuestas.

La opción la acaricia desde hace tiempo Salvini, quien desde que llegó al poder en junio del año pasado ha trabajado minuciosamente para lograr consensos con una presencia diaria e incesante en las redes.

Otra posibilidad es un gobierno de transición liderado por un tecnócrata, encargado de presentar la ley de presupuestos en setiembre, la cual debe ser aprobada por la Unión Europea (UE), y de organizar las elecciones para febrero y marzo.

Una opción que tanto el M5E como la Liga suelen criticar y tildar de “juegos de palacio”, pero que daría tiempo para aunar fuerzas tanto a los antisistema como a la oposición de izquierda, el Partido Democrático, gran perdedor en las últimas elecciones.

Ver más!