AP. 17 julio
El presidente Donald Trump, acompañado por el titular de la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara Baja, Kevin Brady (izquierda), y la representante Diane Black, escuchaba una pregunta de un periodista, este martes 17 de julio del 2018 en la Casa Blanca.
El presidente Donald Trump, acompañado por el titular de la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara Baja, Kevin Brady (izquierda), y la representante Diane Black, escuchaba una pregunta de un periodista, este martes 17 de julio del 2018 en la Casa Blanca.

Washington. Sin inmutarse por todas las denuncias que recibió debido a la extraordinaria cordialidad que le demostró a un enemigo de larga data de Estados Unidos, el presidente Donald Trump tuiteó el martes que su cumbre en Helsinki con el presidente ruso, Vladimir Putin, fue ”incluso mejor“ que su reunión con sus aliados de la OTAN, la semana pasada en Bruselas.

Trump se defendió por Twitter un día después de cuestionó las conclusiones de sus propias agencias de espionaje, de que Rusia se entrometió en la elección presidencial del 2016 para beneficiarlo, y él pareció aceptar la respuesta de Putin, de que Moscú no tuvo nada que ver.

Los comentarios de Trump sobre su conducta en la OTAN también fueron agresivos, debido a que la andanada de críticas e insultos que profirió allí por lo general no fue bien recibida.

Desestimó todo eso con un nuevo ataque a un viejo enemigo: los medios de comunicación. Dijo que su reunión on la OTAN fue ”buenísima“ , pero que ”la reunión con Vladimir Putin estuvo mejor. Lamentablemente, no está siendo reportado de esta manera - ¡las noticias falsas están enloqueciendo!“

De hecho, la reacción en el país fue inmediata y visceral, tanto la de sus correligionarios republicanos como la de sus críticos de siempre: ”Vergonzoso“, ”ignominioso“, ”débil“ fueron algunos de los comentarios. Hace ver a Estados Unidos ”como un pusilánime“, expresó el senador republicano Bob Corker, de Tenesí.

El senador John Cornyn, de Texas, el republicano número dos de la Cámara Alta, sugirió que el Congreso podría considerar más sanciones contra Rusia tras la reunión de Trump y Putin. ”Podríamos hallar puntos en común para ajustarle los tornillos a Rusia“, manifestó.

Cornyn sugirió las sanciones legislativas como alternativa a planes de emitir una resolución en apoyo a las conclusiones de los espìas, de que Rusia se entrometió en la elección del 2016. Una resolución -como sugieren algunos representantes en la Cámara Baja- es solo un ejercicio de notificación”, consideró.

El líder de la bancada demócrata en el Senado, Chuck Schumer, entre tanto, pidió que se realicen audiencias con el secretario de Estado, Mike Pompeo, y otros altos funcionarios para saber más sobre la reunión a solas entre Trump y Putin.

Mientras aumentaba la crítica, la portavoz de la Casa Blanca Sarah Sanders anunció que Trump hablaría el martes por la tarde sobre la reunión en Helsinki.