AP. 13 junio
Policías rusos bloqueaban una calle de Moscú para impedir una marcha en protesta contra la detención del periodista Iván Golunov, el martes 12 de junio del 2019.
Policías rusos bloqueaban una calle de Moscú para impedir una marcha en protesta contra la detención del periodista Iván Golunov, el martes 12 de junio del 2019.

Moscú. El presidente ruso, Vladimir Putin, despidió el jueves a dos jefes policiales involucrados en el arresto de un periodista por cargos de drogas que luego fueron retirados por falta de evidencias, en un caso que causó indignación pública en todo el país.

Los despidos, que ocurrieron un día después de arrestos masivos en una marcha de protesta en la capital rusa, reflejan un cuidadoso acto de balance de parte del Kremlin, que trata de mitigar el enojo público a la vez que mantiene a raya a la disensión.

El arresto de Iván Golunov, ocurrido la semana pasada, por cargos de narcotráfico que él rechazó como falsos provocó una muestra de solidaridad sin precedentes. Tres de los principales diarios nacionales exigieron su libertad en primera plana.

En una decisión inusual, el Ministerio del Interior retiró todos los cargos contra Golunov el martes y solicitó a Putin despedir a dos mandos policiales que supervisaron el caso.

El jueves, el Kremlin anunció los despidos del jefe antidrogas de Moscú, Yuri Devyatkin, y del responsable del departamento de policía del región occidente de la capital, Andréi Puchkov.

El miércoles, cientos de personas fueron arrestadas en Moscú durante una marcha pacífica, pero no autorizada, en apoyo a Golunov.

El portavoz de Putin, Dmitry Peskov, dijo el jueves que el Kremlin está al tanto de las quejas de uso de fuerza excesiva de parte de la Policía y espera los resultados de una investigación oficial sobre el asunto para revisarlos.

Agregó que el presidente consideraría propuestas para ajustar iniciativas de ley que eviten que la Policía use acusaciones de drogas para tender trampas a gente inocente.

El periodista Iván Golunov detenido en Moscú.
El periodista Iván Golunov detenido en Moscú.

Observadores dijeron que esta vez el daño por el arresto de Golunov fue muy grande para el Kremlin como para actuar como siempre lo hace. También dijeron que los funcionarios presuntamente involucrados en el montaje del caso eran demasiado insignificantes como para ameritar protección de alto nivel.

“Las expectativas de apoyo político de la Policía de Moscú estaban basadas en su creencia de que el Kremlin no actuaría en contra de quienes protegen su propia seguridad, y eso fue un gran error”, escribió la analista Tatiana Stanovaya en un comentario para el Centro Carnegie de Moscú.