AFP. 26 junio, 2018
Autoridades de Birmania incineraron alijos de drogas ilegales, este martes 26 de junio del 2018 en Rangún. El valor de lo decomisado se estimó en $187 millones.
Autoridades de Birmania incineraron alijos de drogas ilegales, este martes 26 de junio del 2018 en Rangún. El valor de lo decomisado se estimó en $187 millones.

Viena. La producción de cocaína y opio, en gran medida procedentes de Colombia y Afganistán, respectivamente, alcanzó niveles récord, afirmó este martes la Oficina de Naciones Unidas para las Drogas y el Crimen (UNODC) en su informe anual.

La producción de opio aumentó un 65% del 2016 al 2017 para alcanzar las 10.500 toneladas, “la mayor estimación registrada por la UNODC desde que comenzó a monitorear la producción global de opio a principios del siglo XXI”, afirmó la agencia en un comunicado.

Afganistán es responsable de la inmensa mayoría con una producción de 9.000 toneladas y un aumento de 87% respecto al 2016.

“Entre los impulsores de este incremento se encuentran la inestabilidad política, la falta de control gubernamental y las reducidas oportunidades económicas”, señaló el informe.

La UNODC agregó que el aumento de la producción en Afganistán condujo a un incremento del 37% en el área de cultivo de amapola de opio, hasta las 420.000 hectáreas.El informe estima que más de las tres cuartas parte de esa superficie se encuentra en Afganistán.

En cuanto a la cocaína, la producción global en el 2016 “alcanzó el mayor nivel jamás registrado”, con una estimación de 1.410 toneladas y un aumento del 25% respecto al 2015.

También un único país es responsable de la mayor parte de la producción, en este caso Colombia, donde se incrementó en más de un tercio entre el 2015 y el 2016, hasta las 866 toneladas.El área utilizada para cultivar hoja de coca alcanza ahora a unas 213.000 hectáreas, un 69% de las cuales están en Colombia.

El aumento de la producción en el país suramericano representa un desafío a la aplicación de los acuerdos de paz entre el gobierno y los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, ya disueltas) y “está destinado a aumentar el poder y la riqueza de los grupos de traficantes”, advirtió el informe.

La agencia de la ONU alertó sobre el hecho de que los medicamentos contra el dolor a base de opiáceos, utilizados como drogas, representen a ahora “una amenaza mayor para la salud pública mundial”.

Opiáceos y salud

El conjunto de los opiáceos representa 76% de las muertes ligadas al consumo de estupefacientes.

La crisis de los opiáceos, que sacude Estados Unidos desde hace algunos años, no parece calmarse.

En el 2016, 63.632 personas murieron de sobredosis en Estados Unidos, un récord y un aumento del 21% respecto al año anterior.

Miguel Mangos mostró pasta de base de cocaína en el proceso final para obtener la droga en un laboratorio clandestino en departamento de Guaviare, Colombia.
Miguel Mangos mostró pasta de base de cocaína en el proceso final para obtener la droga en un laboratorio clandestino en departamento de Guaviare, Colombia.

El daño provocado por estas ”drogas bajo prescripción médica” también contribuyó por primera vez a la disminución de la esperanza de vida registrada en Estados Unidos en el 2015 y el 2016.

Europa se mantiene por el momento globalmente al margen de este fenómeno.

El fentanyl, un opióide sintético 50 veces más potente que la heroína, constituye el principal opiáceo bajo prescripción médica en los mercados estadounidense y canadiense, pero la ONUDC se preocupa por la “rápida expasión” en África del consumo y el tráfico de tramadol, un potente analgésico.

La ONUDC subrayó asimismo la frecuencia de consumo de drogas entre las personas de más de 50 años, lanzando la hipótesis de que una parte de los denominados baby-boomers que tuvieron adicción a los estupefacientes en su juventud no abandonaron estos hábitos de consumo con el aumento de edad.

En Europa, las muertes por sobredosis aumentaron así entre las personas de más de 40 años entre el 2006 y el 2013, mientras descendían al mismo tiempo entre los menores de 40 años.

A nivel mundial, las personas de más de 50 años, que en el 2000 representaban un 27% de las muertes ligadas a las droga, fueron un 39% del total en el 2015.