AFP. 15 marzo
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, brindó declaraciones en su oficina de Jerusalén, el 14 de marzo del 2020. Foto: AFP
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, brindó declaraciones en su oficina de Jerusalén, el 14 de marzo del 2020. Foto: AFP

Jerusalén. El presidente de Israel encomendará este lunes a Benny Gantz, principal rival del primer ministro Benjamin Netanyahu, la tarea de formar gobierno, al haber recibido el apoyo de una mayoría de diputados, informó este domingo la Presidencia israelí.

“Mañana (lunes), alrededor del mediodía, el presidente (Reuven Rivlin) encargará al jefe del partido Azul-blanco, Benny Gantz, la labor de formar gobierno”, indicó la presidencia en un comunicado, después de que Rivlin se reuniera con representantes de los partidos electos en las legislativas del 2 de marzo.

Según un recuento de la oficina de Rivlin, Gantz cuenta con el apoyo de 61 diputados y Netanyahu, con el de 58. El Parlamento israelí, la Knéset, cuenta con 120 escaños.

Sin embargo, nada garantiza que las diferentes fuerzas que dieron su apoyo a Gantz este domingo vayan a ponerse de acuerdo a la hora de formar una coalición estable.

Entre sus apoyos, el partido Azul-blanco de Benny Gantz cuenta con la Lista Unida de los partidos árabo-israelíes, tercera fuerza en el Parlamento, y con el partido de derecha nacionalista laico Israel Beitenou, liderado por Avigdor Lieberman.

Netanyahu, por su parte, fue recomendado por los diputados de su partido, el conservador Likud, y por los de dos formaciones ultraortodoxas y los nacionalistas de Yemina.

Rivlin también pretendía hablar en la noche de este domingo tanto con Gantz como con Netanyahu, tras los llamados para que se forme un gobierno de unidad que gestione la crisis provocada por la expansión del coronavirus.

Según un comunicado de la presidencia, Rivlin quería mantener “una conversación urgente esta noche (...) sobre la posibilidad de establecer inmediatamente un gobierno”.

Respiro para Netanyahu

Por otro lado, Netanyahu recibió un alivio temporal cuando un tribunal de Jerusalén que lleva un caso en su contra por cargos de corrupción aplazó dos meses su juicio por el brote de coronavirus.

Estaba previsto que Netanyahu compareciera el martes para responder a acusaciones de fraude, abuso de confianza y aceptar sobornos en relación con una serie de escándalos.

Sin embargo, después que el gobierno prohibiera aglomeraciones en espacios públicos dentro de sus medidas sanitarias de emergencia, la corte anunció el aplazamiento de la vista hasta el 24 de mayo.

Netanyahu está acusado de recibir regalos caros de amigos adinerados y ofrecerse a intercambiar favores con magnates de la prensa. Él niega las acusaciones.