12 abril

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, llamó este viernes en Chile a los países de América Latina a ser cautelosos en sus relaciones con China y Rusia, dos países que, según dijo, ponen "trampas", desoyen las reglas y "propagan el desorden".

En una conferencia brindada en un centro de eventos en el este de Santiago, tras reunirse con el presidente Sebastián Piñera y el canciller Roberto Ampuero, Pompeo reafirmó las bases de la administración de Donald Trump en su política con América Latina.

"Los líderes de América del Sur se han vuelto más lúcidos y desconfiados de los falsos amigos. China, Rusia definitivamente están apareciendo en la puerta, pero una vez que entran en la casa, ponen trampas, hacen caso omiso de las reglas y propagan el desorden", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense. "Afortunadamente, Sudamérica no lo está comprando, y nosotros tampoco", agregó el funcionario.

Pompeo, que arribó este viernes a Santiago -primer destino de una gira que incluye a Paraguay, Colombia y Perú- rechazó el financiamiento otorgado por China al gobierno venezolano de Nicolás Maduro. "Hay una lección que aprender: China y otros están siendo hipócritas en pedir la no intervención en los asuntos de Venezuela. Sus propias intervenciones financieras han ayudado a destruir el país", señaló.

El jefe de la diplomacia estadounidense resaltó el "problema" de los negocios de China en lugares como América Latina. "A menudo inyecta capital corrosivo", dando lugar a la corrupción y erosionando el buen gobierno, afirmó.

A modo de ejemplo, mencionó el caso de la represa Coca Codo Sinclair en la selva de Ecuador, financiada y construida por China, y que ahora funciona a media capacidad por problemas en su construcción y administración, según Pompeo. Varios de sus ejecutivos están presos por corrupción.

El proyecto, detalló, incluyó una inversión de 19.000 millones de dólares de préstamos chinos. Como garantía, este país obtuvo el 80% del petróleo de Ecuador con un descuento, y luego lo revendió. "¿Este parece un socio de confianza?", se preguntó Pompeo.

Pero América Latina "también debe ser cautelosa con Rusia", agregó, pidiendo a los países de la región no tolerar que este país escale la situación de tensión en países como Venezuela y Nicaragua.

Después de Chile, Pompeo viajaba a Paraguay.

pa/af/mls