AFP. 3 octubre
Marielle Franco participó en una sesión en la Cámara Municipal en Río de Janeiro, Brasil, el 21 de febrero del 2017.
Marielle Franco participó en una sesión en la Cámara Municipal en Río de Janeiro, Brasil, el 21 de febrero del 2017.

Río de Janeiro. La Policía brasileña detuvo este jueves a cuatro sospechosos de haber descartado en medio del mar las armas utilizadas en el asesinato de la concejala de Río de Janeiro, Marielle Franco, y de su conductor, Anderson Gomes, según informaron las autoridades.

Franco y su chofer fueron asesinados el 14 de marzo del 2018 luego de haber participado de un evento dirigido a jóvenes negras. El crimen conmocionó a Brasil.

Los cuatro detenidos, junto con un expolicía militar que ya está preso acusado de haber ejecutado a Franco, están apuntados por la policía y el Ministerio Público como sospechosos de haber ocultado las armas utilizadas en los asesinatos.

Los sospechosos responderán a los delitos de obstrucción de la Justicia, porte de armas y asociación criminal, con penas previstas de entre tres y ocho años de prisión.

La Policía cree que el grupo criminal capturado este jueves, comandado por Elaine Messa, la mujer del expolicía Ronnie Lessa –acusado de haber disparado a Franco–, habría arrojado al mar las armas utilizadas en el crimen, entre ellas una subametralladora.

“Elaine era testigo, vino a la Policía una sola vez. Ahora llegó esta prisión”, manifestó al sitio G1 con sorpresa Fernando Santana, abogado de una de las detenidas.

Un pescador declaró ante la división de Homicidios de la policía que en marzo fue contratado por un hombre –uno de los cinco detenidos el jueves– para que a cambio de $75 arrojara “fusiles y pequeñas cajas” dentro de una valija y una caja en el medio del mar, en una playa de la zona oeste de la ciudad.

Pese a que la Policía realizó rastrillajes en el agua con ayuda de buzos, hasta el momento no ha encontrado nada en el área, de gran profundidad y aguas turbias que dificultan la búsqueda.

Además de las detenciones, la Policía realizó el jueves 20 allanamientos para reunir pruebas y documentos que colaboren con la investigación.

En marzo pasado, la Policía había detenido a Ronnie Lessa, de 48 años, y Elcio de Queiroz, de 46, dos expolicías quienes presuntamente habrían estado en el auto desde donde surgieron los disparos que acabaron con la vida de Franco.

La concejala, miembro del izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL) era una asidua crítica de la violenta fuerza policial de Río y su partido ha ido tras los grupos paramilitares de expolicías y soldados que realizan extorsiones en barrios pobres y favelas. Las autoridades todavía no han podido explicar completamente la razón de los asesinatos.