AFP. 14 febrero
La periodista filipina Maria Ressa llega a un tribunal de primera instancia regional en Manila para pagar la fianza, el 14 de febrero de 2019. Foto: AFP
La periodista filipina Maria Ressa llega a un tribunal de primera instancia regional en Manila para pagar la fianza, el 14 de febrero de 2019. Foto: AFP

Manila. La periodista filipina Maria Ressa fue liberada bajo fianza este jueves, al día siguiente de su detención por difamación, un delito pasible de 12 años de cárcel.

Maria Ressa, 55 años, cuyo sitio de información Rappler es muy crítico con el presidente filipino Rodrigo Duterte, había sido detenida el miércoles en su oficina de Manila.

La periodista pasó la noche en una celda.

Ressa es acusada de difamación después de haber sido imputada de evasión fiscal, al igual que Rappler, lo que podría provocar su cierre.

Rappler denuncia la guerra antidroga que lleva adelante Duterte desde su llegada a la presidencia en el 2016. Esa guerra ha provocado miles de muertos.

Ressa está acusada junto a un experiodista de Rappler, Reynaldo Santos Jr., por un artículo del 2012 que hablaba de las relaciones entre un hombre de negocios y un ex alto magistrado.

La demanda había sido rechazada en el 2017, pero el expediente fue transmitido a la Fiscalía.

La acusación se basa en una controvertida ley sobre la cibercriminalidad que reprime la difamación en Internet, el acoso o pornografía infantil.

La defensa de Ressa argumenta que el artículo fue publicado varios meses antes de la promulgación de esa ley, que no puede ser retroactiva, pero el gobierno aduce que cae bajo la ley porque el fue actualizado en el 2014.

El demandante, el empresario Wilfredo Keng, se congratuló con el avance de la causa judicial debido a que el sitio "destruyó" su reputación y "puso en peligro" su vida.

“Hablamos de dos cosas, de abuso de poder y de utilización indebida de la justicia”, declaró Ressa a los periodistas después de depositar la fianza. equivalente a unos $1.900, en un tribunal de Manila.

"Presenciamos la muerte lenta de la democracia", agregó visiblemente emocionada.

Es la sexta vez que Ressa debe pagar una fianza para evitar la detención.