30 octubre, 2017
Paul Manafort, entonces jefe de campaña electoral de Donald Trump, coordinaba los últimos preparativos para la convención nacional del Partido Republicano, en julio del 2016, en Cleveland.

Washington

El abogado Paul Manafort, exjefe de campaña electoral de Donald Trump y quien fue inculpado formalmente este lunes por conspiración y lavado de dinero, es un experto en cabildeos y estratega que siempre actuó en las sombras.

Las relaciones de Manafort con el poder comenzaron ya en 1970, cuando actuó como asesor para el presidente Gerald Ford, y una década más tarde se desempeñó como estratega y asesor de Ronald Reagan en la Casa Blanca.

Sin embargo, a partir de ese punto Manafort se llevó su agenda de contactos a la iniciativa privada, y pasó a defender en Washington los intereses de líderes y dirigentes extranjeros deseosos de tener un contacto en la capital estadounidense.

Esa lista de clientes incluyó el entonces dictador filipino Ferdinand Marcos, el somalí Mohamed Siad Barre, el guerrillero derechista angoleño Jonas Savimbi y, más recientemente, el presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich.

Fueron sus contactos con Ucrania los que dejaron a Manafort en el centro de las atenciones del fiscal especial Robert Mueller, quien investiga la alegada colusión de la campaña de Trump con Rusia en la carrera presidencial del 2016.

Este lunes, Mueller inculpó a Manafort de 12 cargos, incluyendo "conspiración contra Estados Unidos", lavado de dinero proveniente de Ucrania y falso testimonio ante agentes del FBI.

A partir del 2014, después que Yanukóvich se asiló en Rusia, Manafort perdió un cliente importante, y por ello decidió volver a actuar en la política interna estadounidense, impulsado por un viejo asociado, el controvertido Roger Stone, quien luego lo convenció a sumarse a la campaña de Trump.

En el círculo de Trump. En junio del 2016, Trump había literalmente pulverizado a sus adversarios dentro del Partido Republicano y se encaminaba a una espectacular victoria en la elección interna para decidir el candidato presidencial.

Sin embargo, el comité de campaña de Trump percibió la posibilidad de una alianza de última hora entre sus adversarios en la Convención Nacional del partido, y decidió reorganizar su equipo para evitar una sorpresa.

Por ello, desalojó de la conducción de la campaña a Corey Lewandowski (un expolicía sin ninguna experiencia política) y nombró a Manafort, con la tarea de garantizar que la votación en la convención del Partido Republicano sellara la candidatura de Trump.

No obstante, los lazos con Ucrania (y los pagos millonarios) se tornaron públicos y en agosto Manafort fue literalmente forzado a dar un paso al costado.

El veterano estratega conservador renunció el 19 de agosto del 2016 y recibió a modo de despedida un elogio del entonces candidato presidencial: "Paul es un verdadero profesional y le deseo un gran éxito".

Sin embargo, en marzo de este año, cuando las investigaciones de Mueller comenzaron a concentrarse en Manafort, la Casa Blanca comenzó a marcar distancia del "verdadero profesional".

"Jugó un papel muy limitado en un tiempo muy limitado", dijo en ese momento el entonces vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer.

La inculpación contra Manafort conocida el lunes no se refiere a actividades ilegales del comité de Trump, sino a delitos cometidos por Manafort aún cuando era el máximo responsable por la campaña electoral.