AFP. 29 septiembre
El general retirado Benny Gantz, líder de la coalición Azul-Blanco, dio un mensaje y ofreció un brindis a la prensa con motivo del Rosh Hashanah (año nuevo judío), el 26 de setiembre del 2019 en Tel Aviv.
El general retirado Benny Gantz, líder de la coalición Azul-Blanco, dio un mensaje y ofreció un brindis a la prensa con motivo del Rosh Hashanah (año nuevo judío), el 26 de setiembre del 2019 en Tel Aviv.

Jerusalén. El partido del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el de su rival Benny Gantz se acusaron mutuamente este domingo de bloquear las negociaciones para formar un gobierno de coalición entre las dos agrupaciones que lograron mayor votación en Israel.

Los resultados de los comicios generales del 17 de setiembre, en los que quedaron casi empatados el Likud (derecha) de Netanyahu y la coalición de centro-derecha Azul-Blanco de Gantz, no resolvieron la difícil gobernabilidad del país, que repitió las elecciones tras una votación fallida en abril.

Likud y sus aliados conservadores y ortodoxos judíos suman 55 diputados del total de 120 del Parlamento (Kneset), mientras que Azul-Blanco cuenta con un total de 54, sumando los de partidos de izquierda y representantes árabes.

Dirigentes de los partidos de Netanyahu y Gantz no lograron este domingo avanzar en las negociaciones para formar un gobierno de coalición, obstaculizado por la continuidad de Netanyahu como primer ministro.

“Gran decepción en el Likud esta mañana ante la negativa persistente de Azul-Blanco de aceptar (...) un gobierno equitativo con una rotación entre Netanyahu y Gantz en el puesto de primer ministro”, manifestó la formación conservadora y nacionalista en un comunicado.

El Likud acusó a su rival de “cerrar la puerta” a un gobierno de coalición “para llevar el país a unas nuevas elecciones”, y aseguró que Netanyahu hará “un último esfuerzo” para formar un gobierno coligado.

"Por desgracia, el Likud está obsesionado en que Netanyahu sea el primero en dirigir el gobierno", en caso de formar una coalición gubernamental, criticaron desde Azul-Blanco.

Si no lograra el apoyo de los 61 diputados necesarios para la mayoría absoluta, Netanyahu debería renunciar al “mandato” de formar un gobierno, y entonces el presidente Reuven Rivlin quizás encargaría esta tarea a Gantz.