AFP. 18 diciembre, 2019
El primer ministro maltés, Joseph Muscat, después de anunciar la dimisión de su jefe de gabinete, el 26 de noviembre del 2019.
El primer ministro maltés, Joseph Muscat, después de anunciar la dimisión de su jefe de gabinete, el 26 de noviembre del 2019.

Estrasburgo, Francia. La Eurocámara pidió este miércoles la rápida dimisión del primer ministro de Malta, Joseph Muscat, al considerar que su continuidad en el cargo podría poner en peligro la investigación sobre el asesinato de la periodista Daphne Caruana.

“Todo riesgo de comprometer las investigaciones, ya sea real o percibido, debe excluirse por todo los medios”, reza la resolución del Parlamento Europeo, para la que “este riesgo persistirá mientras el primer ministro permanezca en el cargo”.

El caso sobre el asesinato de la periodista en el 2017, en el que aparecen citados nombres de altos responsables como un exministro y el ex jefe de gabinete de Muscat, obligó a este, en el poder desde el 2013, a anunciar su dimisión para el 12 de enero.

Muscat ha sido acusado por la familia de la periodista, la oposición y varios movimientos cívicos de haber interferido para proteger a su jefe de gabinete, Keith Schembri, amigo de infancia y mano derecha, que acabo renunciado a su cargo.

La periodista había denunciado que Schembri, a quien la familia de Caruana considera el autor intelectual del asesinato, había recibido millonarios sobornos a través de empresas panameñas con base en la inmensa investigación conocida como los Papeles de Panamá.

La Eurocámara envió a inicios de diciembre una misión de siete eurodiputados, que expresaron su preocupación sobre la “integridad de la investigación” de este asesinato mediante coche bomba.

Los eurodiputados lamentaron en la resolución la evolución de la situación en los “últimos años” en Malta, que dio lugar “a amenazas graves y persistentes al Estado de derecho, la democracia y los derechos fundamentales, incluida la libertad de los medios de comunicación, la independencia de la policía y el poder judicial”.

“La libertad de prensa es uno de los fundamentos del proyecto europeo”, aseguró ante los eurodiputados el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, para quien las “investigaciones en curso” sobre este asesinato “deben basarse en los principios del Estado de derecho”.