Política

La Rumania ortodoxa tributa una cálida bienvenida al papa Francisco

Su visita tiene como propósito reiterar su voluntad de diálogo con los cristianos de rito oriental

Ciudad del Vaticano. El papa Francisco fue calurosamente recibido el viernes en la Rumania ortodoxa al comienzo de una visita de tres días destinada a abogar por el diálogo entre religiones y apoyar a los más desfavorecidos y a las minorías.

“Cuando una sociedad se preocupa más por la suerte de los desfavorecidos, más puede considerarse de verdad civilizada”, afirmó tras su llegada, en un discurso pronunciado en presencia del presidente Klaus Iohannis.

Francisco arribó este viernes para reiterar su voluntad de diálogo con los ortodoxos, pero también para recordar la represión soviética y mostrar su cercanía con el pueblo gitano.

El líder del catolicismo fue recibido en el aeropuerto de Bucarest por el presidente rumano, Klaus Iohannis, un proeuropeo de confesión luterana, que la víspera había mostrado su satisfacción por la reunión de “cristianos ortodoxos, católicos romanos y greco-católicos” en su país.

“Rindo homenaje a los sacrificios de tantos hijos e hijas de Rumania que enriquecen con su cultura, su idiosincrasia y su trabajo, los países donde emigraron y ayudan con el fruto de su empeño a sus familias que quedaron en casa”, dijo el Pontífice argentino tras su entrevista con Iohannis en el palacio presidencial.

Francisco celebró a continuación una misa conjunta con el patriarca ortodoxo Daniel en una catedral de Bucarest.

Ambos rezaron en la nueva catedral ortodoxa de la capital, uno en latín y el otro en rumano, pero no estaba prevista ninguna otra aparición juntos en público, lo que algunos observadores interpretan como una señal de desafío de la Iglesia ortodoxa rumana al líder de los 1.300 millones de católicos del planeta.

"Vengo como peregrino y hermano", anunció el pontífice argentino en un video al pueblo rumano enviado la víspera.

Se trata de su 30°. viaje al exterior en seis años de pontificado y se realiza 20 años después del que llevó a cabo Juan Pablo II, el primer pontífice que visitó un país de mayoría ortodoxa.

Por un país diverso

El papa Juan Pablo II tuvo que limitar su viaje a Bucarest, condición impuesta por el patriarcado ortodoxo, pero Francisco quiso hacer una gira por la “riqueza étnica, cultural y religiosa de Rumania”, declaró el portavoz del Vaticano, Alessandro Gisotti.

Francisco, durante su recorrido por la capital, fue saludado al grito de “Viva el Papa” y con banderas con los colores blanco y amarillo del Vaticano. Unas diez pantallas instaladas en diversos lugares de la ciudad transmitían en directo todos los momentos de la visita.

Más de 25.000 personas se congregaron en la noche cerca de la catedral católica de San José para seguir la misa celebrada por el Pontífice.

Francisco recorrerá en tres días buena parte de Rumania, un país de 20 millones de habitantes y compuesto por un mosaico de religiones y lenguas, con 18 minorías oficialmente reconocidas.

El sábado, visitará el santuario mariano de Sumuleu Ciuc (centro), frecuentado principalmente por la minoría húngara, así como Iasi (noreste), el mayor centro de católicos latinos y, por último, el domingo, Blaj (centro), sede de la iglesia greco-católica.

“El reto del Papa es el de demostrarle a la comunidad ortodoxa que la Iglesia de Roma no quiere latinizarla” explicó el obispo Pascal Gollnisch, director general de la Obra de Oriente.

"La unidad que se busca no es institucional, no pretende reunir a todos los cristianos bajo la etiqueta de católicos, sino que todos se reconozcan como cristianos", añadió.

Francisco recorrerá el viernes las calles de Bucarest en un papamóvil hasta una catedral católica, donde oficiará una misa al final del día.

Situada entre Europa oriental y occidental, Rumania estableció relaciones diplomáticas con la Santa Sede en 1920, pero los vínculos se rompieron después de la Segunda Guerra Mundial, con la llegada de los comunistas al poder.

En la actualidad, el 85% de la población se declara ortodoxa y el 7% católica, cerca de 1,4 millones de fieles, que incluyen a los 200.000 que pertenecen a la Iglesia greco-católica o uniata.

A partir de 1948, esa comunidad minoritaria se integró en la Iglesia ortodoxa y desapareció oficialmente. Varios sacerdotes y fieles fueron encarcelados y algunos ejecutados. Sin embargo, muchos conservaron sus ritos en secreto hasta el derrocamiento del líder comunista Nicolae Ceausescu en 1989, quien manejó con mano de hierro el país.

Para honrar la memoria de esa Iglesia, Francisco beatificará el domingo en Blaj a siete obispos uniatas, que fueron detenidos y torturados por agentes del régimen comunista en 1948 y murieron en total aislamiento.

Otro momento importante será la misa del sábado en el santuario de Sumuleu Ciuc, en Transilvania, ante unas 200.000 personas, acontecimiento que es percibido por las autoridades locales como un reconocimiento de la identidad húngara de esta región con veleidades autonomistas.

El Papa completará su viaje con una visita a la comunidad romaní, el pueblo gitano, que reside en el distrito de Barbu Lautaru de Blaj.

Allí será recibido por un sacerdote greco-católico perteneciente a ese grupo étnico, que sufre diversas discriminaciones en toda Europa.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.