AP y AFP. 4 marzo
El papa Pío XII recibía a Mayron C. Taylor, enviado especial del presidente estadounidense, Franklin D. Roosevelt, quien le entregó una carta de este. fue el 27 de febrero de 1940.
El papa Pío XII recibía a Mayron C. Taylor, enviado especial del presidente estadounidense, Franklin D. Roosevelt, quien le entregó una carta de este. fue el 27 de febrero de 1940.

Ciudad del Vaticano. El papa Francisco dijo el lunes que decidió abrir los archivos vaticanos sobre el pontificado de Pío XII, que transcurrió durante la Segunda Guerra Mundial y que fue acusado por los judíos de guardar silencio sobre el Holocausto.

Afirmando que “la Iglesia no tiene miedo de la historia”, el papa de origen argentino dijo a los empleados del Archivo Secreto del Vaticano que los documentos que abarcan el pontificado de Pío XII, entre 1939 y 1958, se abrirán a los investigadores el 2 de marzo del 2020.

El Vaticano suele esperar 70 años después del final de un pontificado para abrir los archivos relativos a esa época.

La Santa Sede recibió presiones para hacer que la documentación de esta época esté disponible antes, mientras los supervivientes del Holocausto siguen vivos.

La institución ha defendido al Papa alegando que empleó la diplomacia secreta para intentar salvar vidas.

Las acciones de Pio XII serán analizadas con detalle como parte de los esfuerzos para decidir sobre su canonización.

Pío fue elevado al trono el 2 de marzo de 1939, seis meses antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Falleció el 9 de octubre de 1958, en la casa de descanso papal en Castel Gandolfo, cerca de Roma.

Los archivistas vaticanos ya habían empezado a preparar la documentación sobre Pío en el 2006 a pedido del entonces papa Benedicto XVI.

Francisco declaró que la Iglesia saldrá fortalecida de un examen histórico de los papeles y afirmó que Pío “fue criticado, se podría decir, con cierto prejuicio y exageración”.

“La Iglesia no tiene miedo de la historia. Al contrario, la ama y quiere amarla todavía más, como ama a Dios“, manifestó Francisco al personal del departamento de archivos. ”Por ello, con la misma confianza que mis predecesores, declaro abierta y entrego a los historiadores este patrimonio de documentación“, agregó.

Evaluación de Pío XII

El papado de Pío, aseguró, incluyó momentos de ”graves dificultades, decisiones atormentadas de prudencia humana y cristiana, que algunos podrían interpretar como reticencia“.

Las gestiones de ese pontificado, expresó, deberían ser vistas como intentos de ”de mantener encendida, en los períodos más oscuros y más crueles, la llama de las iniciativas humanas, de la diplomacia oculta,pero activa".

Recordó que a Pío XII le tocó asumir la conducción de la Iglesia católica “en uno de los momentos más tristes y sombríos del siglo XX”.

El papa Pío XII impartía una bendición en setiembre de 1945 en la Ciudad del Vaticano.
El papa Pío XII impartía una bendición en setiembre de 1945 en la Ciudad del Vaticano.

“Asumo esta decisión (...) seguro de que la investigación histórica seria y objetiva sabrá evaluar con una luz justa, con las críticas apropiadas, los momentos de exaltación de este papa, así como los momentos de graves dificultades, decisiones atormentadas, de prudencia humana y cristiana”, expresó Francisco.

Si bien sus sucesores Juan XXIII (1958-1963), Pablo VI (1963-1978) y Juan Pablo II (1978-2005) fueron canonizados, el proceso de beatificación de Pío XII, propuesto en el 2009 por el papa Benedicto XVI, se encuentra empantanado a raíz de las controversias sobre su papel durante la II Guerra Mundial.

Para numerosos historiadores, Eugenio Pacelli, quien había sido durante años embajador del Vaticano (nuncio apostólico) en Alemania, debería haber condenado de forma más firme la masacre de los judíos, pero no lo hizo por prudencia diplomática para no poner en peligro a los católicos de la Europa ocupada por los nazis.

Otros historiadores apuntan en cambio que el pontífice salvó a decenas de miles de judíos italianos al ordenar que se mantuvieran abiertas para ellos las puertas de los conventos, e incluso la residencia de verano de Castel Gandolfo, durante los años más difíciles.

Este lunes, el Ministerio de Relaciones Exteriores israelí saludó con satisfacción esta decisión, precisamente por la actitud controvertida de Pío XII respecto a la Shoah (Holocausto). “Estamos satisfechos por esta decisión, y esperamos que esto permitirá poder acceder a los archivos pertinentes”, destacó en un comunicado.

En Jerusalén, el Monumento de la Shoah de Yad Vashem también saludó esta decisión, “que permitirá investigaciones abiertas y objetivas, lo que incluye un estudio exhaustivo de las cuestiones vinculadas a la actitud del Vaticano en particular, y de la Iglesia católica en general, durante el Holocausto”.

En el 2012, el monumento modificó la inscripción correspondiente a Pío XII en su museo y explicó que su actitud ante la Shoah había sido “controvertida”.