AFP. 20 noviembre, 2019
Estudiantes y familiares de presos políticos protestaron el martes 19 de noviembre en Managua. La pancarta alude al impedimento de la Policía a darles alimentos y agua a huelguistas de hambre en una iglesia de Masaya.
Estudiantes y familiares de presos políticos protestaron el martes 19 de noviembre en Managua. La pancarta alude al impedimento de la Policía a darles alimentos y agua a huelguistas de hambre en una iglesia de Masaya.

Managua. La huelga de hambre que realizaban nueve opositores en la catedral de Managua para demandar la liberación de “presos políticos” fue suspendida tras el violento ataque de parte de seguidores del presidente Daniel Ortega, informó este miércoles una fuente política.

El grupo, que incluye a siete mujeres y dos hombres, abandonó el ayuno hasta encontrar mejores condiciones en otro lugar para su protesta, dijo Silvia Gutiérrez, portavoz de la coalición opositora Unión Nacional Azul y Blanco (UNAB).

La arquidiócesis de Managua denunció el lunes que “grupos violentos afines al gobierno” ingresaron y tomaron el control del templo, golpearon a dos religiosos y rompieron varios candados con la finalidad de expulsar a los opositores.

Los huelguistas, quienes se habían refugiado en una instalación adyacente, fueron evacuados la noche del martes por la Cruz Roja Nicaragüense (CRN) poco antes de que los partidarios del gobierno abandonaran la iglesia en medio de fuertes presiones nacionales e internacionales.

Por otra parte, 11 mujeres que iniciaron una huelga de hambre el 14 de noviembre en la iglesia San Miguel de la ciudad de Masaya, 30 km al sureste de la capital, mantuvieron este miércoles su protesta pese al asedio de la Policía, que impide llevarles agua.

Las huelgas de hambre buscan presionar al gobierno de Ortega para que libere a más de 130 "presos políticos", aunque las autoridades niegan que haya detenidos por motivos ideológicos.

La presencia policial ha impedido conocer la salud de las huelguistas, dos de las cuales ya presentaban signos de debilidad.

El padre Edwin Román, párroco de la iglesia que acompaña a las mujeres, expresó sentirse mal porque la Policía prohibió entregarle medicamentos que requiere para la diabetes.

Varios templos católicos se han convertido en refugios para manifestantes, ante el repunte de la represión por parte del gobierno contra los disidentes y la prohibición de la Policía de marchar en las calles o lugares públicos.

La UNAB anunció que aumentará la presión contra el gobierno hasta que sean liberados todos los opositores, en el marco de la campaña "Navidad sin presos políticos".

Ortega, quien gobierna desde el 2007 bajo acusaciones de corrupción y nepotismo, fue sacudido el año pasado por masivas protestas.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la represión estatal ha dejado 328 muertos y casi 70.000 exiliados.