AFP . 27 marzo
Líderes de diferentes partidos políticos formaron una coalición en Tailandia el 27 de marzo del 2019 y prometieron frustrar a un partido respaldado por el ejército en un intento por terminar los años de la junta en el poder. Foto: AFP
Líderes de diferentes partidos políticos formaron una coalición en Tailandia el 27 de marzo del 2019 y prometieron frustrar a un partido respaldado por el ejército en un intento por terminar los años de la junta en el poder. Foto: AFP

Bangkok. Siete partidos de la oposición en Tailandia, que reivindican la victoria en las elecciones legislativas del domingo, anunciaron este miércoles la formación de una coalición parlamentaria.

“Los partidos que están del lado de la democracia son los que recibieron señales de confianza del pueblo”, dijo Sudarat Keyuraphan, candidato a primer ministro por el principal partido opositor, el Pheu Thai, durante una conferencia de prensa.

Por su parte, el millonario Thanathorn Juangroongruangkit, fundador del partido Future Forward –que tuvo un sorprendente resultado en la elección del domingo– aseguró que el bloque está listo para tratar de “impedir que la junta (militar) conserve el poder”.

Tanto la oposición como el partido de la junta militar gobernante reivindican el derecho de formar un nuevo gobierno, en una situación que permite prever días y hasta semanas de negociaciones con partidos menores para obtener una mayoría en la Cámara baja del Congreso.

El partido de la junta militar se garantiza la mayoría del Senado, ya que el poder castrense nombra a los 250 senadores.

Pero el partido Pheu Thai logró el mayor número de bancas en la Cámara de Representantes, con 137 bancas. La formación de un bloque opositor mayoritario deja el cuadro político indefinido.

En esa cámara baja, el partido oficialista precisa de 126 plazas para conseguir la mayoría.

“Entendemos que tenemos una mayoría también en la Cámara baja, pero debemos esperar los resultados oficiales”, que se conocerán el 9 de mayo, mencionó a la prensa Buddhipongse Punnakanta, del partido oficialista.

Las elecciones legislativas del domingo fueron las primeras realizadas en Tailandia desde el golpe militar del 2014, pero no estuvieron libres de cuestionamientos.

Millones de votos anulados, irregular control de los centros de votación y la torpeza de las autoridades electorales pueden haber afectado el resultado general.

Varias provincias, por ejemplo, reportaron un número de votos superior al número de empadronados, errores que la Comisión Electoral atribuyó a un “falla humana”.