AFP. 28 enero
Venezuelan President Nicolas Maduro gives a press conference at Miraflores presidential palace in Caracas, Venezuela, Friday, Jan. 25, 2019, amid a political power struggle between him and an opposition leader who has declared himself interim president. (AP Photo/Ariana Cubillos)
Venezuelan President Nicolas Maduro gives a press conference at Miraflores presidential palace in Caracas, Venezuela, Friday, Jan. 25, 2019, amid a political power struggle between him and an opposition leader who has declared himself interim president. (AP Photo/Ariana Cubillos)

Caracas. Nicolás Maduro enfrentará esta semana una nueva arremetida del opositor Juan Guaidó, mandatario interino que convocó a nuevas manifestaciones, mientras corre el plazo de ocho días que le dieron países europeos para que acepte unas elecciones libres.

Alentado también por un decidido apoyo de Estados Unidos, Guaidó llamó la noche del domingo a una movilización el miércoles para exigir que la Fuerza Armada retire su apoyo a Maduro, y el sábado a una gran marcha de respaldo al ultimátum europeo.

Francia, Alemania, Reino Unido, Holanda y Portugal dieron plazo a Maduro hasta el próximo domingo para que convoque a comicios o de lo contrario reconocerían a Guaidó, jefe del Parlamento de mayoría opositora, como presidente interino de Venezuela.

Más vaga, la Unión Europea (UE), como bloque, dijo que tomaría "nuevas medidas" si no se convocan comicios en los próximos días, incluido el apoyo al opositor.

(Video) ¿Está próximo el fin del gobierno de Nicolás Maduro?

"Estaremos celebrando ese respaldo inédito de todo el mundo a nuestra causa, pero también el ultimátum (...) para lograr el cese de la usurpación, el gobierno de transición y convocatoria a elecciones libres", manifestó Guaidó.

En entrevista con la cadena televisiva turca CNN Turk, Maduro pidió a Europa retirar su amenaza: "Nadie puede darnos un ultimátum", dijo, tras reiterar su denuncia de un golpe de Estado en marcha dirigido por Estados Unidos, con el que rompió relaciones diplomáticas.

El agravamiento de la crisis ocurre en pleno colapso económico en Venezuela, con su petrolera en default y en su nivel más bajo de producción en 30 años, escasez de alimentos y medicinas y una hiperinflación que el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta en 10.000.000% este año.

Este lunes, el gobierno de Maduro devaluó 34,83% la moneda local equiparando el tipo de cambio al del "dólar negro", algo que le urgían los especialistas para enfrentar la grave crisis económica.

A bordo del avión que lo condujo de Panamá a Roma, el papa Francisco expresó este lunes temor a "derramamiento de sangre" en Venezuela. Una semana de protestas y disturbios deja 35 muertos y 850 detenidos, según las organizaciones Provea y Observatorio de Conflictividad.

Guaidó se declaró el miércoles invocando el artículo 233 de la Constitución, que señala que hay vacío de poder con la renuncia, incapacidad mental, muerte del presidente o abandono del cargo, ya declarado por el Congreso en el 2017.

Sin embargo, el gobierno desconoce todas las decisiones del Parlamento, debido a que la justicia lo declaró en desacato poco después de que la oposición tomara su control tras arrasar en los comicios de diciembre del 2015, detonante del conflicto de poderes.

Tampoco reconoce, por tanto, la declaratoria de "usurpación" que hizo el Legislativo cuando Maduro empezó el 10 de enero su segundo mandato, ni la amnistía a la Fuerza Armada que ofrece Guaidó buscando quebrar el sostén del presidente.

Esa ley da "todas las garantías constitucionales" a militares y civiles que "colaboren en la restitución de la democracia" y elimina su responsabilidad civil, penal, administrativa en causas abiertas desde la llegada del chavismo al poder en 1999.

Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, habló este sábado 26 d enero del 2019 a sus seguidores en un mitin en Caracas. Foto: AFP
Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, habló este sábado 26 d enero del 2019 a sus seguidores en un mitin en Caracas. Foto: AFP

Maduro dice confiar en la "unidad" y "lealtad absoluta e incondicional" que le ha profesado la cúpula militar. "Este señor que se autoproclamó no tiene ningún control sobre militares", dijo este lunes el canciller Jorge Arreaza.

"Aquí no hay traidores, hay vencedores. La Fuera Armada está clara y esa amnistía es un documento de manipulación", dijo el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, encabezando este lunes una marcha de soldados en el complejo militar Fuerte Tiuna.

División en las Fuerzas Armadas

Sin embargo, la Fuerza Armada muestra fisuras: el sábado, el agregado de Defensa en Washington, coronel José Luis Silva, desconoció a Maduro y pidió a los militares respaldar a Guaidó, y hace una semana 27 militares fueron detenidos tras sublevarse.

El segundo gobierno de Maduro es considerado ilegítimo por Estados Unidos, la UE, Canadá y una docena de países latinoamericanos que opinan que su reelección fue fraudulenta. Ante ello, Maduro se acercó aún más a sus aliados Rusia, China e Irán.

El líder socialista podría buscar apoyo financiero de China, Rusia e Irán, “más unidos en contrarrestar los intereses de Estados Unidos que por cualquier simpatía” hacia él, comentó Paul Hare, de la Escuela Pardee de Estudios Globales de la Universidad de Boston.

El ministro de Energía de Arabia Saudí, Khalid al-Falih, advirtió que la crisis en Venezuela podría tener un “efecto sobre el equilibrio del mercado” petrolero.

Guaidó, de 35 años, fue reconocido como presidente interino por el mismo grupo que desconoció a Maduro –excepto por la UE como bloque– y se le sumaron Israel y Australia.

Apenas Washington reconoció al opositor, Maduro rompió lazos con el gobierno de Donald Trump y ordenó el cierre de la embajada y los consulados venezolanos en ese país. No obstante, el sábado anunció que ambos países negociarán la apertura de oficinas de intereses.

A solicitud de Guaidó, Estados Unidos dijo no tener planes de cerrar su embajada en Caracas y el domingo aceptó al opositor Carlos Vecchio como encargado de negocios de Venezuela.

El consejero de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, advirtió el domingo que habrá una "respuesta significativa" a cualquier amenaza contra Guaidó o diplomáticos estadounidenses.

Un día antes, la Casa Blanca había llamado al mundo a unirse “a las fuerzas de la libertad” en apoyo de Guaidó, en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, en la que Rusia salió en defensa de Maduro.