AFP. 10 abril
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en compañía de su esposa, Sara, saludó a sus seguidores en la sede del partido Likud en la ciudad de Tel Aviv, este miércoles 10 de abril del 2019.
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en compañía de su esposa, Sara, saludó a sus seguidores en la sede del partido Likud en la ciudad de Tel Aviv, este miércoles 10 de abril del 2019.

Jerusalén. Benjamín Netanyahu se encaminaba el miércoles hacia un quinto mandato como primer ministro de Israel, luego de un recuento casi total de los votos, que lo deja en mejor posición que su adversario para formar un nuevo gobierno.

Esta eventual victoria, a pesar de las acusaciones de corrupción en su contra, le permitirían a Netanyahu, de 69 años, convertirse a fines de este año en el jefe de Gobierno con más tiempo en el poder en la historia del Estado de Israel, superando al legendario David Ben Gurion.

El presidente estadounidense, Donald Trump, gran aliado de Netanyahu a quien respaldó públicamente durante la campaña, opinó que la victoria del jefe de Gobierno otorga al esperado plan de paz de la Casa Blanca “una mejor oportunidad”.

En un discurso ante sus seguidores en Tel Aviv, Netanyahu dijo que el triunfo había sido “magnífico”.

“El pueblo de Israel me ha respaldado para un quinto mandato, y me ha expresado una confianza todavía mayor”, manifestó el actual primer ministro, quien admitió que ya inició contactos con otros partidos de la derecha en busca de una coalición.

Benny Gantz, el principal rival de Netanyahu, se refirió a un resultado “histórico” para una formación que no existía hace menos de seis meses, y el miércoles por la noche llamó a “respetar la decisión del pueblo”, reconociendo así su derrota.

El movimiento islamista palestino Hamás, que gobierna la franja de Gaza, consideró que cualquiera sea el ganador de las elecciones en Israel no tiene diferencia."Todos los partidos sionistas representan la cara de la misma moneda, que es la ocupación", indicó en un comunicado.

De acuerdo con las proyecciones, su partido Likud debería obtener en estas elecciones aproximadamente el mismo número de escaños (35) que su principal adversario, el partido Azul y Blanco, del exmilitar Benny Gantz, de 59 años.

Pero con el 97% de los votos ya escrutados, los números muestran que Likud y un pequeño grupo de partidos de derecha, reunidos en coalición, obtendrían alrededor de 65 bancas en el Parlamento (de un total de 120), suficientes para consolidar una mayoría y formar un nuevo gobierno.

Más de 6,3 millones de electores fueron convocados el martes para elegir los 120 diputados que los representarán en la Knéset. La participación fue del 67,9% de los electores, contra 71,8% en las votaciones legislativas del 2015.

Negociaciones en camino

Una vez que haya resultados confirmados se abrirá en los próximos días un período de intensas negociaciones para formar un gobierno de coalición.

Todo indica que el presidente israelí Reuven Rivlin encargará a Netanyahu formar gobierno.

Su oficina indicó que para que el proceso fuera transparente, las consultas serán transmitidas en vivo por televisión, por primera vez.

Netanyahu acumula 13 años en el cargo de primer ministro (1996-99, y desde el 2009) mientras que Gantz, general y exparacaidista, tiene la experiencia militar de haber sido comandante de una unidad de fuerzas especiales y exjefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa. Pero hasta hace seis meses era en Israel un desconocido como político.

A su vez, la izquierda israelí quedó humillada y se le atribuyen apenas seis escaños al histórico Partido laborista. Una de sus dirigentes, Shelly Yachimovich, admitió estar “conmocionada”.

Simpatizantes del partido Likud celebraron los resultados electorales en Tel Aviv, el martes 9 de abril del 2019.
Simpatizantes del partido Likud celebraron los resultados electorales en Tel Aviv, el martes 9 de abril del 2019.

Sin diferencias significativas en los programas de gobierno entre los dos candidatos, la campaña se transformó en un plebiscito sobre la persona de Netanyahu, adorado y detestado por igual.

De su lado, el presidente palestino, Mahmud Abás, expresó el martes su deseo de que estas elecciones traigan paz y afirmó que estaba preparado a retomar las negociaciones si se respeta el derecho internacional.

La dirigente palestina Hanan Ashraoui fue más dura al considerar que los israelíes “eligieron para representarlos un Parlamento de abrumadora mayoría de derecha, xenófoba y antipalestina”.

Antes que ella, otro responsable palestino, Saeb Erakat, indicó que en el nuevo Parlamento solamente 18 de los 120 diputados israelíes apoyaban la solución de los “dos Estados”, la referencia de la ONU para resolver el conflicto.