Agencia AP, AFP .   30 junio, 2018
Infografía elecciones presidenciales en México. Crédito: William Sánchez

Ciudad de México. Un candidato a presidente que propone amputar las manos a los corruptos, unos aspirantes a concejales que se hacen pasar por transexuales para eludir la cuota de género y el desarrollo de la "AMLOmanía", un fenómeno en el que simpatizantes del aspirante Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ofrecen inesperadas donaciones con la esperanza de que este resulte ganador.

Estos son algunos ejemplos del surrealismo electoral mexicano, la parte menos seria pero más llamativa de esta campaña, que lleva este domingo a 89.3 millones de ciudadanos a las urnas, para elegir un gobernante entre los cuatro aspirantes: Andrés Manuel López Obrador (Movimiento Regeneración Nacional), Ricardo Anaya (Partido Acción Nacional), José Antonio Meade (coalición Todos por México) y Jaime Rodríguez (con candidatura independiente).

En cualquier mitin se encuentra gente que no conoce una sola propuesta del candidato que dicen apoyar, pero la mayoría tiene presente la forma en que los aspirantes han alimentado a la contienda.

El aspirante presidencial Ricardo Anaya terminó su campaña proselitista el miércoles 27 de junio del 2018 con un mitin en la ciudad de León, Guanajuato. AFP

Por ejemplo, todos hablan de la sugerencia –no metafórica– de Jaime Rodríguez, de "cortarle la mano al que robe", cuya traducción al lenguaje de signos hizo que el video del intérprete para sordos se volviera viral.

Así mismo, la opción de crear su propio "FBI" , el "Facebook Bronco Investigation" , no llegó a ser tan conocida.

El candidato presidencial independiente Jaime Rodríguez, conocido como 'El Bronco'. AFP.

Son varios los promocionales de la campaña que quedarán en la memoria de los mexicanos; por ejemplo, la música de campaña del Movimiento Ciudadano, interpretada por un niño indígena huichol, y el uso de la frase ″ya sabes quién” (inspirada en la saga de Harry Potter) para referirse a López Obrador.

Es posible que se recuerde también, con risa o con enojo, el apodo con que bautizó López Obrador al representante del Partido Accional Nacional. El aspirante lo llama “Ricky Riquín Canallín".

Por su parte, el oficialista, José Antonio Meade, tampoco pasó inadvertido cuando no pudo recordar el título de un libro escrito por él mismo.

Otros de los picos "humorísticos" que destacaron en la campaña fue cuando López Obrador recetó "amlodipina" –una medicina real para mejorar el flujo de sangre– al presidente Enrique Peña Nieto, para que pudiera repeler el “mal de ojo” de su partido, y se burló de sí mismo autoapodándose “Andresmanuelovich” cuando le acusaron de tener tratos con los rusos.

José Antonio Meade, candidato presidencial por el PRI. AFP
El favorito

López Obrador, exalcalde de Ciudad de México, de 64 años, compite por tercera vez y confía en que esta será la vencida, ya que todas las encuestas lo sitúan como claro favorito.

Su lema de "amor y paz" provocó un renacimiento de la iconografía hippy con el lema 'Amlove' , pero lo más novedoso fueron las mil y una ofertas prometidas si gana el domingo; promociones que el Instituto Nacional Electoral (INE) acabó considerando legítimas porque no condicionaban el voto.

El candidato presidencial de México, Andrés Manuel López Obrador, para la coalición 'Juntos haremos historia', saluda a los partidarios durante el mitin de clausura de su campaña en el estadio Azteca en la Ciudad de México. AFP

Algunas de esas propuestas incluian bares o restaurantes que ofrecían gratuitamente cerveza o los tradicionales tacos, así como guisados envueltos en tortilla; mientras que otras, mucho más sofisticadas, ofrecían clases de biología molecular, terapia psicológica o esterilización de mascotas, eso sí bajo la condición de que sean gatos machos y rescatados de adopción.

A pesar de que las autoridades electorales recibieron quejas de todo tipo, se consideró que las promociones en caso de la victoria de AMLO no violaban la ley.

Casos extremos

Mucho más grave fue el intento de 15 hombres que aspiraban a cargos locales en dos pueblos de Oaxaca y para conseguir la candidatura se hicieron pasar por transexuales con el fin de evitar la cuota de género que impone la ley. El INE descubrió el engaño e inhabilitó sus candidaturas.

Además, entre las muchas denuncias de intentos de condicionar el voto, no faltó una guía contra las trampas: el "manual de la tía Tatiana". Un cómic promovido por Tatiana Clouthier, coordinadora de campaña de López Obrador.

Esta guía alerta de las "urnas embarazadas", cuando boletas robadas son marcadas por un candidato y metidas en una urna que luego sustituye a la legítima; o de la técnica del "ratón loco" cuando marean a un votante diciéndole que tiene que votar en otro lugar.

El cómic también es pragmático. Una de las recomendaciones dice: "si buscan darte dinero y quitarte tu credencial para votar, tómalo, no la entregues y vota por quien quieras".