AFP. 30 mayo
El president Trump habló con la prensa este sábado 30 de mayo del 2020 mientras viajaba de Florida hacia la base aérea Andrews, cerca de Washington.
El president Trump habló con la prensa este sábado 30 de mayo del 2020 mientras viajaba de Florida hacia la base aérea Andrews, cerca de Washington.

Washington y Berlín. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el sábado que aplazará la cumbre del G7 prevista en junio y que invitará a más países a unirse a la reunión.

“No creo que el G7 represente correctamente lo que pasa en el mundo. Es un grupo de países muy obsoleto”, expresó a periodistas en el avión presidencial.

El mandatario dijo que quisiera invitar a Rusia, Corea del Sur, Australia e India a unirse en una cumbre en el otoño boreal.

La reunión podría ser en setiembre, antes o después de la Asamblea General de las Naciones Unidas, añadió Trump.

Los líderes del G7 (Japón, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania e Italia, además de Estados Unidos), encabezado por Washington este año, tenían previsto reunirse por videoconferencia a finales de junio después de que la crisis del coronavirus obligó a suspender el encuentro presencial en Camp David, la residencia de vacaciones de los presidentes estadounidenses, cerca de la capital.

La semana pasada, Trump había mencionado la posibilidad de celebrar la cumbre en la Casa Blanca y también parte de ella en Camp David.

Pero, este sábado, la canciller alemana, Ángela Merkel, se negó a participar en persona en la cumbre del G7 debido a la pandemia de coronavirus, confirmó un portavoz del gobierno de Berlín.

“Por ahora, teniendo en cuenta la situación general de la pandemia, ella no puede aceptar una participación en persona, un viaje a Washington”, declaró un portavoz del gobierno alemán en Berlín, quien confirmó las informaciones adelantadas por la web estadounidense Politico.

"La canciller federal agradece al presidente Trump su invitación a la cumbre del G7", agregó.

Merkel, científica de formación, es la primera dirigente del G7 (Japón, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Francia, Alemania e Italia) en declinar formalmente esta invitación.

La gobernante está más expuesta a la covid-19 debido a su edad, 65 años, la misma que el primer ministro japonés Shinzo Abe.

Estados Unidos, con más de 100.000 muertos y 1,7 millones de contagios, es el país más castigado por el virus del mundo.

El mandatario, quien tiene en el punto de mira las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, quiere hacer de esta cumbre del G7 con los dirigentes presentes un símbolo de la normalización en el país, con vistas a reactivar una economía por los suelos que podría costarle caro en los comicios.

El viernes, la Casa Blanca afirmó que Trump y el primer ministro británico, Boris Johnson, quien estuvo gravemente enfermo de covid-19, habían hablado y estaban de acuerdo en “la importancia de reunir al G7 en presencia de los dirigentes próximamente”.

Las primeras reacciones de los dirigentes a la propuesta de Trump fueron más bien prudentes. El presidente francés, Emmanuel Macron, y el del Consejo Europeo, Charles Michel, manifestaron estar dispuestos a participar “si las condiciones sanitarias lo permiten”.

Este sábado, Macron indicó estar “disponible para ir al encuentro.

Macron habló por teléfono con Trump. “Para un G7 presencial, hace falta la presencia de todos. El presidente la República está disponible”, informó el palacio del Elíseo, el cual añadió que “la presencia de la canciller (Merkel) y la unidad de los europeos es importante”.

”El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, señaló que se tenían que examinar “las recomendaciones de los expertos”.