AFP. 17 junio
El presidente Mauricio Macri afronta el reto de convencer al electorado que le dé una nueva administración.
El presidente Mauricio Macri afronta el reto de convencer al electorado que le dé una nueva administración.

Buenos Aires. El partido del presidente Mauricio Macri sumó cuatro nuevas derrotas electorales en los comicios provinciales del domingo, entre ellas la victoria del peronismo en Santa Fe, el tercer distrito más poblado del país.

Los comicios se celebraron en medio de un inédito apagón que dejó a oscuras a Argentina y Uruguay durante varias horas, y cuyas causas aún están bajo investigación.

El senador Omar Perotti, del frente peronista Juntos se impuso por 18 puntos de ventaja al candidato de Macri y logró derrotar al socialismo que gobernó Santa Fe los últimos 12 años.

También en San Luis y en Formosa ganó el peronismo, y en Tierra del Fuego un candidato kirchnerista obtuvo la victoria.

Macri busca renovar su mandato por otros cuatro años en las elecciones generales del 27 de octubre.

Su fórmula, que integra junto al peronista de derecha Miguel Ángel Pichetto, competirá, entre otros, con la que componen Alberto Fernández y la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015) como candidata a vicepresidenta.

El oficialismo lleva 17 derrotas en las elecciones regionales desde que el calendario electoral comenzó en marzo pasado.

La única victoria la obtuvo hace una semana en la pequeña provincia de Jujuy (norte).

En San Luis, el actual gobernador peronista, Alberto Rodríguez Saá, derrotó al candidato de Macri por ocho puntos de ventaja.

En Tierra del Fuego, el kirchnerista Gustavo Melella derrotó en primera vuelta a la gobernadora peronista Rosana Bertone, en tanto candidatos kirchneristas lograron victorias en las principales alcaldías de la provincia más austral del país.

En Formosa (norte), el peronista Gildo Insfrán obtuvo su reelección por sétima vez consecutiva con más del 70% de los votos y a casi 50 puntos de ventaja de la coalición que lo enfrentó, integrada por el partido del presidente Macri.

Argentina celebrará elecciones generales hundida en una recesión económica con 9,1% de desocupación, 32% de pobreza y una inflación interanual del 57%, que se disparó por un plan de ajuste comprometido con el Fondo Monetario Internacional a cambio de un auxilio financiero por $57.000 millones.

El primer turno de votación se realizará el 11 de agosto con las primarias abiertas y obligatorias que serán meramente testimoniales puesto que los candidatos ya están definidos de antemano con el aval de sus partidos.

En las generales de octubre también se renovará la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, en tanto si ninguno de los candidatos a presidente alcanza la mayoría se realizará una segunda vuelta prevista para el 24 de noviembre.