AFP. 7 mayo
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (derecha), reunido este martes 7 de mayo del 2019 con Albert Rivera en el palacio de la Moncloa, en Madrid.
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (derecha), reunido este martes 7 de mayo del 2019 con Albert Rivera en el palacio de la Moncloa, en Madrid.

Madrid. Albert Rivera, líder del partido de centro-derecha liberal Ciudadanos, aseguró el martes que hará una “oposición firme” al futuro gobierno del socialista Pedro Sánchez en España, y tratará de consolidarse como su principal alternativa dada la “descomposición” del Partido Popular (PP, conservador).

Vamos a “liderar una oposición firme”, de “control y vigilancia”, dijo Rivera tras reunirse durante poco menos de una hora con Pedro Sánchez, ganador de las elecciones legislativas del 28 de abril, pero sin mayoría absoluta.

En su tarea opositora, Rivera explicó que intentará convertirse en la principal fuerza de la centroderecha española, aprovechando el descalabro del PP, que pasó de 134 escaños a solo 66.

“Ante la descomposición del PP hace falta un proyecto fuerte, porque el día que se desmorone el gobierno” de Sánchez “tiene que haber un proyecto que lo sustituya”, afirmó el presidente de Ciudadanos, tercera fuerza más votada el 28 de abril con 57 escaños, 25 más que en la legislatura anterior.

Con 123 curules de las 350 del Congreso de los Diputados (cámara baja), el socialista Sánchez quedó lejos de la mayoría absoluta, fijada en 176 asientos.

Previsiblemente no fijará su posición sobre cómo y con quién gobernar hasta que pase el 26 de mayo, cuando se prevén elecciones municipales, europeas y regionales en 12 de las 17 autonomías del país.

Pero de momento, y para tantear el terreno, Sánchez abrió este lunes una ronda de contactos entrevistándose con Pablo Casado, líder del PP.

Anuencia de Iglesias

Este martes en la tarde también conversó con Pablo Iglesias, líder de la izquierda radical de Podemos, quien se mostró confiado en un acuerdo con Pedro Sánchez para influir al máximo en su futuro gobierno.

Tras una larga reunión de dos horas y media, Iglesias compareció brevemente ante la prensa para decir que trabajará con Sánchez “para ponernos de acuerdo”.

Durante la campaña y en los últimos días, el máximo dirigente de Podemos había pedido a Sánchez entrar en su gobierno para garantizar que haya “políticas de izquierda” en temas como el mercado laboral, las pensiones o el medio ambiente.

El actual presidente del Gobierno, en cambio, parece inclinarse por un gobierno monocolor que incluya a personalidades independientes.

Este mismo martes, Iglesias no quiso precisar si su colaboración con el líder socialista podría desembocar en un gobierno de coalición o en un acuerdo programático, y en su lugar pidió paciencia.

“El trabajo va a ser largo”, y necesitará “discreción, prudencia y buena voluntad por ambas partes”, declaró, al tiempo que se manifestó“optimista”.

Con los 42 diputados de Podemos, una eventual alianza entre este y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) suma 165, por debajo de la mayoría absoluta.

De momento, la pregunta más urgente es en quién se apoyará Sánchez para sacar adelante su investidura en el Parlamento.

El procedimiento prevé dos votaciones, y en la segunda de ellas, basta con reunir más síes que noes.

(Video) España después de las elecciones legislativas

Ciudadanos podría facilitar la investidura absteniéndose, un extremo que Rivera no quiso descartar de manera tajante.

Si se confirmara su negativa en ambas votaciones, Sánchez necesitaría a Podemos y también a los partidos nacionalistas catalanes y vascos con su voto a favor o su abstención.

En todo caso, y pese a su voluntad de oposición, Rivera ofreció a Sánchez su colaboración en asuntos de Estado como la educación, el desafío secesionista en Cataluña y la inmigración ilegal.