AFP. 11 junio
Masud Barzani, veterano político del Kurdistán iraquí, pronunció un discurso durante la investidura de su sobrino, Nechirvan Barzani, como presidente. La ceremonia tuvo lugar en Erbil, capital regional.
Masud Barzani, veterano político del Kurdistán iraquí, pronunció un discurso durante la investidura de su sobrino, Nechirvan Barzani, como presidente. La ceremonia tuvo lugar en Erbil, capital regional.

Bagdad. El acceso de dos primos a los más altos cargos del Gobierno del Kurdistán iraquí confirma el dominio monárquico de la familia Barzani sobre la región autónoma, estimaron los analistas.

Con su hijo y sobrino al mando, se espera que el veterano líder Masud Barzani siga siendo el "verdadero jefe" de la región, a pesar de que ya no ostenta ningún cargo.

El martes, el Parlamento regional nombró al hijo mayor de Masud, Masrur Barzani, de 50 años, nuevo primer ministro después de siete años como su principal funcionario de seguridad.

Sucede en el cargo a su primo de 52 años, Nechirvan, quien juró como presidente el día anterior.

Su agrupación, el Partido Democrático del Kurdistán (PDK), fue fundado por el abuelo de estos dos primos, Mustafa, y aunque el dominio del clan sobre la agrupación fue evidente durante mucho tiempo, su ascenso por medios democráticos afianza su control sobre las instituciones públicas.

“Los Barzani ya eran suficientemente fuertes en el PDK, pero ahora son incluso más poderosos”, dijo Kamal Chomani, un analista kurdo del Instituto Tahrir de Política de Oriente Medio.

“Saben que no es posible instaurar legalmente una monarquía en Irak y el Kurdistán, pero en la práctica establecieron una”, añadió.

El PDK y su rival, la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) del difunto presidente iraquí Jalal Talabani, dominan la región.

En octubre del 2017, el PDK encabezó un controvertido referendo de independencia que llevó a Bagdad a reocupar grandes extensiones del territorio ocupado por los kurdos y a la dimisión de Masud como presidente.

Pero un año más tarde, el partido volvió con fuerza en las elecciones regionales: ganó 45 de los 111 escaños del Parlamento kurdo.

Por lo tanto, pudo elegir cómodamente a Nechirvan como presidente a pesar del boicot de la UPK, y luego a Masrur.

Familia en el poder

Con los primos al mando, los analistas creen que el proceso de toma de decisiones del Gobierno Regional del Kurdistán estará cada vez más influidos por los intereses familiares.

Megan Connelly, doctoranda en la State University de Nueva York y analista de asuntos kurdos, manifestó que el grandioso hogar de la familia Barzani rivalizará con las instituciones como centro de gravedad político.

Masrur Barzani es el nuevo primer ministro del Kurdistán iraquí.
Masrur Barzani es el nuevo primer ministro del Kurdistán iraquí.

“La afirmación de la residencia de Barzani como institución alternativa se está haciendo bastante evidente en este momento”, explicó.

Como resultado, añadió Connelly, la presidencia como institución independiente será “definitivamente más débil, y Nechirvan luchará por salir de la sombra de Masud”.

En una entrevista con Al-Monitor en marzo, Nechirvan admitió que Masud seguía siendo "el verdadero jefe", describiéndolo como "la única persona que no puede retirarse de escena".

El viejo Barzani podría tener también un papel mediador en cualquier disputa entre su hijo y su sobrino.

“Nechirvan y Masrur Barzani permanecerán unidos frente a los desafíos externos que enfrentan su familia y el PDK”, señaló Chomani.

"Sin embargo, sus conflictos internos por el poder y los recursos, así como el monopolio del mercado, se intensificarán".

La otra familia

El fenómeno del dominio familiar no es exclusivo del PDK, porque la UPK es feudo de los Talabani.

Uno de sus fundadores, Jalal Talabani, sirvió de presidente federal de Irak del 2006 al 2014, y su hijo Qubad, fue viceprimer ministro del Gobierno Regional del Kurdistán.

Los Barzani y los Talabani han sido rivales amargos durante décadas, luchando en una guerra civil a mediados de la década de 1990 que dejó miles de muertos antes de que Masud y Jalal firmaran un acuerdo de paz.

Ahora, indicó Connelly, las generaciones mayores “sientan en la mesa a sus hijos y a sus nietos”.

El carácter familiar de la política kurda provoca amargura entre los partidos de la oposición, como el movimiento Nueva Generación, fundado en el 2018 para canalizar la ira pública contra la élite de la región.

Nechirvan Barzani habló durante la ceremonia en Erbil durante la cual fue investido como presidente de la región autónoma iraquí del Kurdistán.
Nechirvan Barzani habló durante la ceremonia en Erbil durante la cual fue investido como presidente de la región autónoma iraquí del Kurdistán.

“Traer a Masrur como primer ministro es el último paso hacia el establecimiento de un gobierno familiar en el Kurdistán por medios democráticos”, sentenció Sarkawt Shamsaddin, diputado de Nueva Generación en el Parlamento federal de Irak.

Shamsaddin estimó que la callada reacción pública muestra que los kurdos estaban "desmoralizados".

“Están cansados de la política del Gobierno Regional del Kurdistán, de la política partidista y de la polarización. La situación se ha normalizado, lo que es realmente peligroso”, aseguró.