Política

Antonio Guterres se reunirá con Zelenski y Erdogan en Ucrania

Dentro de los fines de la reunión, que tendrá lugar en la ciudad de Leópolis, está buscar soluciones políticas al conflicto ucraniano

Kiev. El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, se reunirá esta semana con los gobernantes de Ucrania y Turquía, en momentos en que Kiev denuncia un ciberataque “sin precedentes” contra la página web de su agencia de energía nuclear.

Guterres conversará este jueves en la ciudad ucraniana de Leópolis con el presidente Volodímir Zelenski y su par turco, Recep Tayyip Erdogan, para discutir “la necesidad de una solución política a este conflicto”, según Stephane Dujarric, portavoz de la ONU.

Un acuerdo alcanzado en julio con mediación de la ONU y Turquía, permitió el reinicio tentativo de las exportaciones de granos desde Ucrania, luego de que la invasión rusa bloqueó la salida de estos suministros. Guterres visitará el viernes la ciudad ucraniana de Odesa, uno de los tres puertos usados para exportar granos, antes de trasladarse a Turquía.

En medio del esfuerzo por terminar la guerra, la agencia nuclear ucraniana Energoatom reportó un gran ciberataque a su página web, pero aseguró que sus operaciones no fueron afectadas. “El ciberataque más poderoso desde el inicio de la invasión rusa ocurrió contra la página web de Energoatom”, reveló la agencia en Telegram. Agregó que fue “atacada desde territorio ruso”.

También el martes, Rusia denunció como “sabotaje” las explosiones en una instalación militar en la península de Crimea, bajo control del Kremlin, que dañaron la infraestructura energética. Un incendio estalló en esa instalación militar donde se almacenaban armas, según imágenes divulgadas en redes sociales.

“Como resultado de un acto de sabotaje, una instalación militar cerca de la aldea de Dzhankoi resultó dañada”, dijo el Ministerio de Defensa, citado por agencias rusas. Las explosiones causadas por el incendio, que provocaron la detonación de las municiones, dañaron infraestructura civil, “incluyendo líneas energéticas, una planta eléctrica, una vía férrea” y edificios residenciales, de acuerdo con el ministerio.

Las detonaciones ocurrieron una semana después de que al menos una persona muriera en explosiones similares en una base aérea rusa en Crimea. Ucrania no se atribuye la responsabilidad de esos incidentes, pero altos cargos del Gobierno y militares manifestaron que ese país estuvo involucrado.

El asesor presidencial Mijailo Podolyak, dijo que las explosiones dañaron la transmisión eléctrica desde la planta nuclear de Zaporiyia, controlada por Rusia, a Crimea. Kiev y Moscú intercambiaron acusaciones por una serie de ataques a Zaporiyia este mes, la mayor planta nuclear de Europa.

El portavoz de la ONU, Dujarric, dijo que “sin duda el tema de la planta nuclear” será abordado en la reunión del jueves en Leópolis. Rusia anexó Crimea de Ucrania en el 2014 y usó esa región del mar Negro para ensayar la invasión de febrero, que ya deja miles de muertos, millones de desplazados y arrasó grandes partes del país.

Moscú esperaba encontrar poca resistencia militar a su ofensiva y anticipó un operación relámpago para deponer al Gobierno de Kiev. Pero después de fracasar en la toma de la capital, sus fuerzas se ven atrapadas en una guerra de desgaste a lo largo de una extensa línea de frente en el este y sur.

“La situación en Ucrania demuestra que Estados Unidos pretende prolongar el conflicto”, afirmó el presidente ruso, Vladímir Putin. Washington brindó respaldo clave a Kiev, en especial con artillería de precisión de largo alcance que permite a Ucrania atacar instalaciones rusas en lo profundo del territorio controlado por Moscú.

Entre tanto, en la región oriental del Donbás, donde se ha dado la mayor parte de los combates, Ucrania manifestó que Rusia lanzó una ofensiva desde una refinería petrolera en la recién capturada ciudad de Lysychansk, en la provincia de Lugansk.

La presidencia ucraniana informó que una mujer murió en la provincia de Donetsk, que junto con Lugansk conforma la región industrial del Donbás, en su mayoría bajo control ruso. Al entrar en vigor el acuerdo sobre los granos, el primer navío fletado por la ONU partió el martes del puerto ucraniano de Pivdenny hacia Etiopía, informó el ministro de Infraestructura de Ucrania.

El buque MV Brave Commander, con una carga de 23.000 toneladas de trigo, pudo partir gracias a que el acuerdo estableció corredores seguros entre las minas navales tendidas por Kiev. Ucrania informó que pronto habrá dos o tres embarques más.

A su vez, la Agencia de Desarrollo Internacional estadounidense, anunció en un comunicado el envío de “más de $68 millones en financiamiento adicional al Programa Mundial de Alimentos de la ONU para adquirir, movilizar y almacenar hasta 150.000 toneladas métricas de trigo ucraniano” para enfrentar la crisis alimentaria mundial.

La invasión rusa provocó un enfrentamiento económico, político y cultural entre Moscú y las capitales europeas. Estonia, un exsatélite soviético, anunció el martes que su país removerá todos los monumentos de la era soviética de espacios públicos del país. A su vez, Finlandia anunció planes para reducir la concesión de visas de turistas rusos al 10% de su nivel actual a partir de septiembre.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.