AFP. 8 octubre
Una pizarra de la Cámara de los Diputados mostró -este martes 8 de octubre del 2019- el resultado de la votación sobre la reducción de la cantidad de parlamentarios.
Una pizarra de la Cámara de los Diputados mostró -este martes 8 de octubre del 2019- el resultado de la votación sobre la reducción de la cantidad de parlamentarios.

Roma. Los diputados italianos aprobaron el martes una reforma constitucional radical que reduce en un tercio el número de parlamentarios, promesa electoral del Movimiento 5 Estrellas cuyo objetivo es ahorrar 500 millones de euros por legislatura.

El resultado fue aplastante: 553 votaron a favor, 14 en contra y dos se abstuvieron.

En virtud de esta reforma, antigua promesa del Cinco Estrellas (M5E), el número de parlamentarios en total pasa de 945 a 600. En la actualidad, Italia tiene el segundo parlamento más grande de Europa, detrás del Reino Unido (1.455 miembros) y por delante de Francia (925).

El número de diputados se reducirá de 630 a 400, mientras que el de senadores disminuirá de 315 a 200.

Luigi Di Maio, dirigente del M5E, lo convirtió en una condición sine qua non para una alianza con el Partido Demócrata (PD, centro izquierda) tras la ruptura a principios de agosto de la coalición gubernamental que el M5E tenía hasta entonces con la Liga (extrema derecha) de Matteo Salvini.

Según este movimiento, basado en el rechazo de la “vieja política”, la reducción del número de parlamentarios debe generar un ahorro de unos 500 millones de euros por legislatura (cinco años en Italia) y permitir que ambas cámaras trabajen más eficientemente.

Di Maio, también jefe de la diplomacia, argumenta que estos fondos pueden reinvertirse en escuelas, hospitales y ayudar a personas desfavorecidas. Hasta ahora, los socialdemócratas se habían opuesto a esta reforma, pero finalmente aceptaron apoyarla, estableciendo ciertas condiciones, entre ellas una revisión de la ley electoral para intentar frenar a la Liga, primer partido de Italia con un 32% de intenciones de voto.

El antídoto del Partido Demócrata (PD, socialdemócrata) sería inyectar una buena dosis de proporcionalidad. Con el método de votación en vigor, la Liga, el centro-derecha de Silvio Berlusconi y la derecha posfascista de Hermanos de Italia, “podrían registrar una victoria tan importante que podrían obtener más de dos tercios de los escaños en el Parlamento”, explicó Lorenzo Codogno, execonomista jefe del Tesoro italiano y fundador del gabinete LC Macro Advisors.

Por consiguiente, “podrían modificar la Constitución sin (necesidad de) un referendo”, subrayó el experto.

La votación del martes fue la cuarta y última sobre este tema. Como se trata de una modificación de la Constitución, el Senado y la Cámara de Diputados deben votar dos veces el mismo texto para que este pueda entrar en vigor.

Pasos siguientes

Dado que la reforma no fue aprobada por una mayoría de dos tercios en sus anteriores intervenciones en el Parlamento, siempre es posible convocar, en determinadas condiciones y en un plazo de tres meses, un referendo popular que tendría entonces la última palabra sobre el texto, ya sea para validarlo o para enterrarlo.

La mayoría de los partidos han anunciado que votarán a favor de la reforma. Por lo tanto, es probable que entre en vigor con la próxima legislatura, a más tardar en el 2023. “Me parece una reforma equilibrada, de muy buen perfil”, declaró Guido Neppi Modona, exjuez del tribunal constitucional italiano.

El ministro de Relaciones Exteriores italiano, Luigi Di Maio (centro), desplegó una pancarta que muestra sillas después de la aprobación de una reforma constitucional para disminuir la cantidad de legisladores.
El ministro de Relaciones Exteriores italiano, Luigi Di Maio (centro), desplegó una pancarta que muestra sillas después de la aprobación de una reforma constitucional para disminuir la cantidad de legisladores.

“La reducción del número de cargos electos incitará a los partidos a escoger a sus candidatos de manera especialmente selectiva, con importantes cualidades morales, de fiabilidad y de preparación política”, estimó el experto, citado por el diario Il fatto Quotidiano.

Guido Neppi Modona, en cambio, descartó el argumento más frecuentemente planteado por el M5E, a saber, la reducción de los costes de la política. “Este ahorro es mínimo, una ínfima parte del presupuesto del Estado. En cambio, estoy convencido de que el aspecto verdaderamente importante es el incentivo para una selección más rigurosa de los candidatos”, añadió.

El profesor de Derecho Constitucional Massimo Luciani, crítico del texto, consideró que falta un “análisis sobre su impacto”. “Esta reforma, nacida con una finalidad antielitista, puede terminar por reforzar una representación parlamentaria aún más elitista”, manifestó en el Corriere della Sera.