AFP. 15 agosto
Rashida Tlaib (izquierda) e Ilhan Omar durante una conferencia de prensa en el Capitolio, en Washington, el 15 de julio del 2019.
Rashida Tlaib (izquierda) e Ilhan Omar durante una conferencia de prensa en el Capitolio, en Washington, el 15 de julio del 2019.

Jerusalén. Las autoridades israelíes prohibieron el jueves a dos congresistas estadounidenses entrar en Israel y en los territorios palestinos ocupados, debido a su apoyo a la campaña de boicot al Estado hebreo y tras una petición del presidente estadounidense, Donald Trump.

Ilhan Omar y Rashida Tlaib, las dos primeras musulmanas elegidas en el Congreso y miembros del ala izquierda del Partido Demócrata, debían aterrizar este fin de semana en Tel Aviv para visitar Palestina, donde eran esperadas.

Pero luego de una polémica en la prensa local y una solicituddeTrump, el Ministerio israelí del Interior decidió el jueves prohibirles la entrada al país al considerar que su visita se inscribía dentro “de actividades de boicot antisraelíes”.

La decisión se tomó “en acuerdo” con el primer ministro Benjamín Netanyahu, el ministro de Relaciones Exteriores y el de Relaciones Estratégicas, precisó la cartera de Interior.

"Estas congresistas utilizan la escena internacional para dar su apoyo a las asociaciones BDS que llaman al boicot a Israel", añadió el ministerio.

Justificó su decisión con base en una ley israelí que permite desde el 2017 impedir la entrada a partidarios del movimiento BDS (Boicot, Desinversión, Sanciones), que llama al boicot económico, cultural o científico de Israel para protestar contra la ocupación de los territorios palestinos.

“En tanto que democracia libre y vibrante, Israel está abierta a todo tipo de crítica y criticismo, con una excepción”, afirmó Netanyahu.

"Las leyes israelíes prohíben la entrada de gente que llame y actúe para boicotear a Israel, como es el caso de cualquier democracia que impide la entrada de gente a la que ve como dañina para su país", añadió.

La colonización de Israel en Cisjordania y en Jerusalén Este anexado continuó bajo todos los gobiernos israelíes desde 1967, pero los últimos años se aceleró con Netanyahu y su aliado en Washington.

Trump atiza

Trump consideró el jueves que Israel mostraría una “gran debilidad” si permitía la visita a Rashida Tlaib y a Ilhan Omar.

“Odian a Israel y a todo el pueblo judío, y no hay nada que pueda decirse o hacerse para cambiar su opinión”, sostuvo en un tuit. “¡Son una vergüenza!”, agregó.

“Ningún país respeta más Estados Unidos y su Congreso que el Estado de Israel”, declaró Netanyahu.

“Es una afrenta que el primer ministro israelí Netanyahu, bajo presión del presidente Trump, le niegue la entrada a representantes del Gobierno estadounidense”, reaccionó la congresista Ilhan Omar en un comunicado.

"Un Estado que no tiene nada que esconder no se plantearía impedir la llegada de dos miembros del Congreso. Se trata una vez más de un intento desesperado de esconder la realidad al mundo", comentó Ayman Odeh, un diputado árabe israelí.

Una alta funcionaria palestina, Hanan Ashrawi, denunció “un acto indignante de hostilidad contra el pueblo estadounidense y sus representantes”.

La presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi (demócrata), calificó la decisión israelí de “signo de debilidad (...) por debajo de la dignidad del gran Estado de Israel”.

También manifestó su rechazo a la medida el influyente lobby proisraelí en Estados Unidos AIPAC.

El Comité de Asuntos Públicos Estadounidense Israelí (AIPAC en inglés) manifestó en su cuenta en Twitter: “No estamos de acuerdo con el apoyo de las representantes Omar y Tlaib al movimiento BDS anti-Israel y antipaz, junto con los llamados de la representante Tlaib para una solución de un solo Estado”.

“También creemos que todos los miembros del Congreso deberían poder visitar y experimentar de primera mano cómo es nuestro aliado democrático Israel”, agregó el grupo.