AFP. 16 abril
Indonesios transportaron las urnas para las elecciones hacia la aldea Bonto Matinggi, Sulawesi del Sur, este martes 16 de abril del 2019. Foto: AFP
Indonesios transportaron las urnas para las elecciones hacia la aldea Bonto Matinggi, Sulawesi del Sur, este martes 16 de abril del 2019. Foto: AFP

Jayapura, Indonesia. Las elecciones presidenciales que se celebran el miércoles en Indonesia suponen un gran desafío logístico para las autoridades de este vasto archipiélago de Asia, que no dudan en movilizar aviones, barcos e incluso elefantes para que puedan votar los 190 millones de electores inscritos.

“Es un país muy grande, lo haremos lo mejor posible”, dijo a la prensa Arief Budiman, el responsable de la comisión electoral (KPU). “Pero este año estamos muy ocupados”, reconoció.

Más de 190 millones de personas tienen que elegir entre Joko Widodo, el presidente saliente que lidera los sondeos de intención de voto, o su adversario, el exgeneral Prabowo Subianto.

El mismo día también votarán para elegir a los diputados y a los 245.000 representantes locales, en las mayores elecciones jamás organizadas en el país.

En este inmenso archipiélago de 17.000 islas, situado entre los océanos Índico y Pacífico, el material electoral se transporta en camión, avión y barco, pero también en moto y con animales, sobre todo en las zonas más inaccesibles.

En la provincia de Aceh, incluso se usan elefantes, sobre todo para atraer la atención de los electores.

En la isla de Java, la más densamente poblada el país, se utilizan caballos o búfalos que transportan las urnas y las papeletas a las zonas más recónditas.

Un trabajador transportaba las urnas electorales en un caballo a aldeas remotas en Gili, Lombok, el 16 de abril de 2019. Foto: AFP
Un trabajador transportaba las urnas electorales en un caballo a aldeas remotas en Gili, Lombok, el 16 de abril de 2019. Foto: AFP

“Los caminos están llenos de barro durante la temporada de lluvias, por eso utilizamos caballos para transportar el material electoral”, explicó Suhartanto, el jefe de la Policía del subdistrito de Tempurejo.

Para facilitar el transporte hacia los más de 800.000 centros de votación habilitados en el país, las urnas son de cartón y no de metal. “Son muy sólidas”, afirmó Arief Budiman, que asegura que resisten al agua pero no a una inundación.

Las votaciones empezarán a las 7 a.m. (hora local) en Papúa, la provincia más al este del país.

Jakarta reforzó su presencia militar en esta provincia para las elecciones tras la masacre de diciembre de al menos 16 obreros indonesios que trabajaban en la construcción de carreteras y puentes, reivindicada por un movimiento independentista armado.

También hubo enfrentamientos durante la entrega de material para una elección local el año pasado, que provocó la muerte de varios policías y responsables electorales.

En algunos distritos de esta provincia montañosa y cubierta por la jungla las autoridades autorizaron el noken, un sistema de elección comunitaria.

Esta costumbre debe su nombre a una bolsa tradicional llamada noken en la que el jefe del pueblo recoge las papeletas de la comunidad y la representa en la oficina electoral.

Este sistema de elección sigue siendo polémico en un país donde es frecuente la compra de votos. Pero también se considera una solución en una provincia donde algunos pueblos son difícilmente accesibles.

Por su parte, grupos independentistas papúes pidieron boicotear las elecciones.

La comisión electoral también formó en todo el país a millones de asesores para las elecciones y creó una aplicación para teléfonos móviles para que los electores, en particular los más jóvenes, puedan acceder a la información de sus candidatos, su biografía y su programa.

La agencia encargada de supervisar las elecciones indicó haber registrado un aumento de los intentos de ciberataques contra sus sistemas pero no indicó de donde procedían.

“Podrían ser indonesios o del extranjero, de cualquier país”, dijo Arief Budiman, pero aseguró que la situación está bajo control.