AFP.   12 mayo
Isabel dos Santos asistió el 5 de marzo del 2015 a la apertura de una exposición de arte en la ciudad de Porto, Portugal.

Lisboa. La empresaria angoleña Isabel dos Santos aseguró el martes que una parte de sus haberes fueron congelados en su país y en Portugal en el marco de una vasta investigación por malversación de fondos públicos sobre la base de un documento falso.

La multimillonaria hija del expresidente angoleño Jose Eduardo dos Santos (1979-2017) fue acusada por la Justicia de haber saqueado las arcas de su país para alimentar sus negocios privados.

Según la Fiscalía General angoleña encargada del caso, el gobierno de Luanda calcula que se desviaron $5.000 millones.

Dos Santos, de 47 años, dirige un imperio integrado por empresas que operan en la telefonía y la minería y participaciones en otros grupos, en particular bancarios, en Portugal.

El caso denominado Luanda Leaks lo destapó en enero una investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Este fue el autor de la filtración de una serie de documentos sobre paraísos fiscales, conocida como Panama Papers.

La Justicia angoleña y portuguesa ordenaron la congelación de sus cuentas bancarias y la incautación de algunos haberes en los dos países.

En un comunicado distribuido por una agencia de comunicación, Isabel dos Santos acusó el martes a los fiscales encargados de la investigación de haber ordenado estas sanciones sobre la base de un "pasaporte falso".

"La copia de un pasaporte falso fue utilizada para fabricar pruebas en los tribunales angoleños (...). Las autoridades angoleñas y portuguesas se basaron en un pasaporte con la firma de Bruce Lee, el actor de kung fu de los años 1970", asegura el texto.

La misma Dos Santos difundió en su cuenta Twitter una foto del supuesto documento.

Ver más!

“En vista de las pruebas falsas, está ahora claro que el Estado angoleño (...) fabricó un dossier destinado a obtener una decisión injusta e ilegal contra mí”, lamenta la empresaria.

Una ‘broma’

Según el comunicado, el documento en cuestión fue descubierto por sus abogados a finales de abril cuando tuvieron acceso al legajo de instrucción.

Preguntado por la AFP, el portavoz del fiscal general angoleño, Joao Alvaro, encargado del caso, tildó las acusaciones de Dos Santos de "broma".

En un comunicado publicado por la noche, la Fiscalía General precisó que el pasaporte presentado como falso por Isabel dos Santos era “precisamente objeto de una investigación para verificar su autenticidad”, mientras que el congelamiento de sus activos se fundaba en otros “documentos que dejaban adivinar desvíos” de fondos.

Además, precisó la Fiscalía, los haberes congelados en Portugal fueron ordenados con base en una decisión de la Justicia a la que “no se adjuntó ninguna copia de pasaporte”.

Durante los 38 años en el poder de José Eduardo dos Santos, la economía del país, uno de los más pobres del mundo pese a sus reservas de petróleo, estuvo a disposición de un puñado de allegados.

El actual mandatario Joao Lourenço, ha hecho limpieza en las instituciones, empresas públicas y el aparato de seguridad del país en el marco de su campaña de lucha contra la corrupción.

Además de Isabel dos Santos, su medio hermano Jose Filomeno, antiguo presidente del fondo soberano angoleño, también está acusado de malversación de fondos.