AP. 24 febrero
Juan Antonio Hernández cuando se aprestaba a dar una conferencia de prensa en Tegucigalpa, el 16 de marzo del 2017.
Juan Antonio Hernández cuando se aprestaba a dar una conferencia de prensa en Tegucigalpa, el 16 de marzo del 2017.

Nueva York. Durante su juicio en octubre, varios fiscales y testigos dijeron que Juan Antonio Tony Hernández, hermano del presidente de Honduras, se codeó con importantes narcotraficantes de quienes recibía miles de dólares a cambio de ofrecerles información sobre investigaciones y operaciones policiales.

Sin embargo, el lunes el juez que preside el caso accedió a que los dos abogados privados de Hernández abandonen su defensa y la tome una abogada de oficio porque el hondureño asegura que ya no puede pagarles.

“¿Por qué no vende sus propiedades?”, le preguntó el juez Kevin Castel al grupo de abogados antes de aceptar a la nueva defensora.

La abogada de oficio Katherine Goldstein respondió que sería complicado venderlas a tiempo para poder pagar a los profesionales con rapidez. Otras propiedades que Hernández tiene las comparte con hermanos y, por lo tanto, no tiene tanto poder de decisión sobre ellas, agregó.

Los fiscales del caso en la breve audiencia judicial en la corte federal de Manhattan dijeron que eran “escépticos” al oír que Hernández carecía de fondos, pero al mismo tiempo señalaron que no quieren que este se quede sin abogado, así que accedieron al pedido del acusado.

En octubre, un jurado declaró culpable a Hernández de traficar miles de kilos de cocaína a Estados Unidos tras un proceso legal que salpicó al presidente del país, Juan Orlando Hernández. Los fiscales y extraficantes que testificaron dijeron durante el juicio que el mandatario recibió fondos de narcos para poder financiar sus campañas electorales y comprar los votos de diputados para lograr ser presidente del Congreso y más adelante del país.

Los supuestos sobornos habrían sido pagados por extraficantes como Devis Leonel Rivera Maradiaga, el exalcalde Amílcar Alexánder Ardón y Víctor Hugo Díaz Morales, alias el Rojo, entre otros. Los tres testificaron en el juicio. Ardón y Rivera Maradiaga también dijeron que sobornaron al expresidente Porfirio Lobo, quien lo ha negado.

El presidente Hernández ha negado de forma repetida las acusaciones de los fiscales, quienes lo calificaron de “cómplice” en el caso.

El lunes, el juez Castel pospuso la sentencia para el 15 de abril.

Este mes, Hernández envió una carta al juez diciéndole que ya no le quedaban ahorros ni dinero en cuentas bancarias y que “por lo tanto no tenía recursos para pagar a abogados en estos críticos momentos”.

Una de las noticias más explosivas del juicio fue cuando Ardón declaró que el narcotraficante mexicano Joaquín el Chapo Guzmán le entregó personalmente un millón de dólares en el 2013 para financiar la campaña presidencial del actual mandatario.