AFP. 8 febrero
La princesa Ubolratana Mahidol saludó a sus compatriotas fuera del Gran Palacio en Bangkok, el 27 de octubre del 2017. AP
La princesa Ubolratana Mahidol saludó a sus compatriotas fuera del Gran Palacio en Bangkok, el 27 de octubre del 2017. AP

Bangkok. La princesa Ubolratana, hermana del rey de Tailandia, causó un terremoto político al anunciar este viernes que será candidata a primera ministra en las elecciones de marzo, una iniciativa insólita desaprobada por el palacio real.

La inesperada candidatura de la princesa abre un nuevo escenario político en Tailandia, un país hasta ahora controlado férreamente por los militares.

El palacio condenó el viernes por la noche esta iniciativa. Un comunicado de la gaceta real difundido en la televisión recuerda que “la reina, el heredero y los miembros de la familia real tienen que estar por encima de la política y no pueden ocupar una función política, ya que sería una contradicción con la Constitución”.

Poco antes, la princesa Ubolratana, de 67 años, había escrito en su cuenta Instagram: "Abandoné mi título de noble y vivo como una plebeya (...) como una ciudadana normal en el sentido de la Constitución".

Afirmó actuar con “sinceridad” y estar “determinada a sacrificarse” para “llevar a Tailandia por el camino de la prosperidad”, añadió.

Aunque en un principio se pensaba que la postulación había sido aprobada por el rey, el comunicado de la gaceta real hace creer todo lo contrario.

Ubolratana Rajakanya optará al cargo de jefa del Gobierno civil que se formará tras las elecciones legislativas del 24 de marzo, bajo la etiqueta de un partido próximo al clan Schinawatra, enemigo acérrimo de la junta.

La princesa es nuestra “candidata al puesto de primera ministra” en las elecciones, las primeras desde el golpe de Estado del 2014, dijo Preechaphol Pongpanich, dirigente del partido Thai Raksa Chart.

Este partido está tutelado por Thaksin Shinawatra, multimillonario y ex primer ministro en el exilio, odiado por el Ejército, pero muy popular entre las clases humildes.

Shinawatra, un reformista, ha sido siempre visto por la vieja guardia real y por los militares como una amenaza para el reino. Por eso se produjeron los golpes de Estado militares contra sus gobiernos en el 2006 y el 2014.

Pero desde este último golpe militar, llevado a cabo por generales próximos al rey Bhumibol Adulyadej, este falleció y fue sucedido por su hijo Maha Vajiralongkorn.

Princesa se rebeló

La candidatura de la hermana del rey –que según los analistas creían al principio no podía haber sido decidida sin el acuerdo del palacio– fue vista como una señal de ruptura sin precedentes con la vieja guardia de la época Bhumibol.

Ningún miembro de la familia real se había presentado al cargo de jefe de Gobierno desde que se estableció en Tailandia una monarquía constitucional en 1932.

Tras el anuncio de la princesa, el jefe de la junta militar, Prayut Chan-O-Cha, anunció que optará también al cargo, en un intento de los militares de mantener su influencia cuatro años después del golpe.

“Decidí aceptar la invitación del (partido) Phalang Pracharat de proponer mi nombre al Parlamento para ser nombrado primer ministro”, dijo Prayut, refiriéndose al grupo promilitar fundado en el 2018.

Así, Prayut Chan-O-Cha y la princesa Ubolratana serán adversarios en estas elecciones, las primeras desde el 2011 y que se anuncian muy interesantes.

Prayut ha encabezado la junta durante casi cinco años, aprobando una nueva Constitución para rediseñar el panorama político y asegurarse de que los militares controlan el poder tras las elecciones.

Los militares bajo Prayut se han presentado como los protectores de la monarquía. Sin embargo, la irrupción en política de la princesa Ubolratana –de la mano del gran enemigo de la junta– cuestiona ese argumento.

“Es algo inédito. Si (la princesa) se convierte en primera ministra ¿podrá la gente tratarla como simple plebeya? (...) ¿Quién se atrevería a criticar a una primera ministra de la realeza?” se interrogó Puangthong Pawakapan, profesora de ciencias políticas en la Universidad Chulalongkorn de Bangkok.

En efecto, la familia real de Tailandia está protegida por una draconiana ley de lesa majestad. Legalmente, las hermanas del rey no están cubiertas por esta ley, pero de hecho nadie se atreve a criticarlas por temor a acabar en la cárcel por varios años.

Ubolratana, una personalidad extrovertida que contrasta con la de su hermano el rey Maha Vajiralongkorn, más discreto, renunció a sus títulos reales al casarse con un estadounidense hace varias décadas.

El líder del partido Thai Raksa Chart, Preecha Pholphongpanich, entregó este viernes 8 de febrero del 2019 un documento con una foto de la princesa Ubolratana en la comisión electoral de Tailandia en Bangkok,
El líder del partido Thai Raksa Chart, Preecha Pholphongpanich, entregó este viernes 8 de febrero del 2019 un documento con una foto de la princesa Ubolratana en la comisión electoral de Tailandia en Bangkok,

Sin embargo, la pareja se divorció y ella volvió a Tailandia, donde se la considera todavía parte de la familia real.

Excelente deportista, además de actriz y cantante ocasional, la princesa había mostrado hasta ahora escaso interés por la política, y se dedicó más bien a defender el cine tailandés en los festivales del mundo entero.