Autoridades afirman que hay al menos 30 detenidos

Por: Agencia AFP 3 enero

Malabo, Guinea Ecuatorial. Guinea Ecuatorial afirmó que en Navidad detuvieron un “golpe de Estado” organizado por un “grupo de mercenarios” en contra del presidente Teodoro Obiang Nguema, en el poder desde hace casi cuatro décadas, según un comunicado leído este miércoles en la radio nacional.

"El pasado 24 de diciembre del año 2017, un grupo de mercenarios originarios de Chad, Sudán y Centroáfrica se infiltraron en las localidades de Kye Ossi, Ebibeyin, Mongomo, Bata y Malabo para atacar al jefe de Estado (...), quien se encontraba en esos momentos en el palacio presidencial de Koete pasando las tradicionales fiestas de Navidad y Fin de Año”, explica el comunicado leído por el ministro de Seguridad, Nicolás Obama Nchama.

El jerarca agregó que “se activó inmediatamente una operación de desmantelamiento en coordinación con los servicios de seguridad de Camerún”.

El 27 de diciembre, la Policía camerunesa detuvo a unos 30 hombres armados en la frontera entre Camerún y Guinea Ecuatorial.

Ese mismo día, se cerraron las fronteras ecuatoguineanas con Gabón y Camerún en Kye Ossi, donde se produjeron las detenciones, según fuentes coincidentes.

Teodoro Obiang Nguema ocupa la presidencia de Guinea Ecuatoria desde hace casi cuatro décadas. Foto: AFP
Teodoro Obiang Nguema ocupa la presidencia de Guinea Ecuatoria desde hace casi cuatro décadas. Foto: AFP

Por otra parte el embajador de Guinea Ecuatorial en Chad, quien estaba celebrando las fiestas de fin de año en Ebibeyin --en la parte continental del país, en la frontera con Camerún-- fue detenido el 30 de setiembre por las autoridades ecuatoguineanas, según uno de sus primos y una fuente policial de alto rango que no quiso identificarse.

Desde entonces Enrique Nsue Anguesom estaría detenido en un campo militar de Bata, la capital económica del país, “a causa de la investigación relacionada con los hombres detenidos” el día 27, según las mismas fuentes.

La información no pudo ser confirmada por la AFP de fuente oficial.

Fuentes locales señalaron que se enviaron refuerzos del ejército ecuatoguineano a la frontera con Camerún.

Según el comunicado del gobierno de Malabo, los mercenarios fueron “contratados por ecuatoguineanos militantes de ciertos grupos políticos de la oposición radical (...) con el beneplácito de algunas potencias” extranjeras, sin dar más detalles.

Desde las elecciones generales del 12 de noviembre, en las que el poder obtuvo 99 de los 100 escaños del Parlamento, el partido opositor Ciudadanos por la Innovación (CI) --que obtuvo el último diputado-- denuncia “decenas” de arrestos de sus militantes, en Malabo y Bata.

"El partido CI no tiene nada que ver con un intento de golpe de Estado, no tengo ni idea de lo que están hablando, las autoridades no pueden suministrar ninguna prueba” reaccionó su dirigente, Gabriel Nse Obiang, contactado telefónicamente por la AFP.

"No sé qué se van a inventar, el montaje que van a fabricar”, añadió Nse Obiang.

Las autoridades tampoco pudieron ser contactadas por la AFP para comentar sobre estos presuntos detenidos. Los medios de comunicación públicos no informaron sobre el tema.

Otro partido opositor, Convergencia por la democracia social (CPDS), pidió en un comunicado “la liberación” de los militantes de CI y reclamó al gobierno que “informe a la población de lo que está pasando”.

El embajador de Guinea Ecuatorial en París habló el pasado viernes de un "intento de desestabilización", mientras que el presidente Teodoro Obiang denunció al día siguiente una "guerra" en preparación en su contra, sin precisar si se refería a las detenciones del miércoles.

Obiang, quien dirige su país con mano de hierro desde su llegada a la presidencia mediante un golpe de Estado en 1979, es el decano de los jefes de Estado del continente en términos de longevidad en el poder. En abril del 2016 fue reelegido con más del 90% de los votos.