AFP. 11 julio
El presidente Jimmy Morales y su homólogo argentino, Mauricio Macri (centro) en el aeropuerto El Palomar, en Buenos Aires, el 3 de julio del 2019. Allí formalizaron la venta de los dos aviones Pampa III al país centroamericano.
El presidente Jimmy Morales y su homólogo argentino, Mauricio Macri (centro) en el aeropuerto El Palomar, en Buenos Aires, el 3 de julio del 2019. Allí formalizaron la venta de los dos aviones Pampa III al país centroamericano.

Ciudad de Guatemala. Guatemala suspendió este jueves la compra de dos aviones de reconocimiento a Argentina por $28 millones, tras una polémica por la supuesta opacidad de la transacción, que llevó a una ONG a pedir que se levanten los fueros al presidente Jimmy Morales.

El vocero del Ejército, Óscar Pérez, dijo que la suspensión obedece a una recomendación de la Contraloría General de Cuentas de la Nación, el órgano estatal encargado de vigilar las entidades públicas.

El 3 de junio, el presidente Morales anunció durante una visita a Argentina la compra de dos aviones de reconocimiento Pampa III.

La organización Acción Ciudadana, representante en el país de la ONG Transparencia Internacional, pidió dos días después levantar los fueros a Morales y al ministro de la Defensa, Luis Ralda, para investigarlos por sospechas de fraude en esa operación.

"La Contraloría recomienda el desistimiento del proceso, y el ministro de la Defensa le respondió de manera oficial que acatará las recomendaciones para mejorar el proceso que se necesita para la adquisición del equipo de defensa aéreo", detalló Pérez.

El vocero del eEército aclaró que el convenio no había finalizado y que, por tanto, Guatemala no había acordado “ningún tipo de transacción financiera hacia el Estado de Argentina”.

"En el convenio no hay ninguna situación que comprometa al Estado de Guatemala a una sanción económica por no continuar con el proceso de adquisición", insistió.

No obstante, afirmó que ahora la compra "está en un compás de espera para recibir las recomendaciones de Contraloría y de alguna manera mejorar su proceso para brindar la seguridad de la defensa aérea que el país se merece".

La adquisición de los aviones desató un revuelo en Guatemala, donde unos criticaron el hermetismo del gobierno y otros cuestionaron que los aparatos fueran necesarios.

El ministro Ralda justificó la compra para mejorar la lucha contra el narcotráfico.

Los aviones de entrenamiento básico-avanzado Pampa III los construyó la Fábrica Argentina de Aviones Brigadier San Martín, en Córdoba, que depende del Ministerio de Defensa, en lo que representa la primera exportación de la firma en 35 años.