Agencias AFP y AP. 8 enero, 2018
Decenas de personas protestaron, este lunes, frente a la Casa Blanca, en Washington, para pedir que se amplíe el Estatus de Protección Temporal para los salvadoreños.
Decenas de personas protestaron, este lunes, frente a la Casa Blanca, en Washington, para pedir que se amplíe el Estatus de Protección Temporal para los salvadoreños.

Washington. Estados Unidos puso este lunes punto final al Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para casi 200.000 salvadoreños, quienes tienen ahora 18 meses para hallar otra forma de regularizar su situación o irse del país.

El TPS para los salvadoreños fue adoptado por Estados Unidos luego del terremoto del 2001, pero la decisión de la secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, considera que están dadas las condiciones para que El Salvador reciba de vuelta a estas personas.

El Salvador respondió de manera tímida, enfocándose menos en la amenaza de deportación y más en la prórroga de 18 meses. En una nota, el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén agradeció a Estados Unidos por “este anuncio, el cual reafirma los fuertes lazos de amistad y de cooperación que mantienen como socios históricos”.

“Basada en una cuidadosa consideración de la información disponible (...) la Secretaria de Seguridad Interna determinó que las condiciones originales causada por el terremoto del 2001 ya no existen”, dijo un alto funcionario del Departamento de Seguridad Interior (DSI).

Por ello, añadió, “la actual designación de TPS (para los salvadoreños) debe ser extinta”.

La misma fuente apuntó que para “garantizar una transición ordenada” las autoridades determinaron un plazo hasta el 9 de setiembre del próximo año.

Ese período “proporcionará a individuos con TPS tiempo para arreglar detalles para su partida o para buscar otro estatus migratorio legal en Estados Unidos caso sean elegibles”.

Este cuadro abre un escenario de enorme incertidumbre para decenas de miles familias de salvadoreños que eran beneficiarias del TPS y tuvieron hijos en Estados Unidos, de forma que estos últimos son ciudadanos estadounidenses.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, habla durante un retiro con legisladores republicanos en Camp David en Thurmont, Maryland, el 6 de enero del 2018.
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, habla durante un retiro con legisladores republicanos en Camp David en Thurmont, Maryland, el 6 de enero del 2018.

El canciller de El Salvador dijo a periodistas en Washington, mediante una videoconferencia, que su gobierno ahora centrará todas sus energías a negociaciones con el Congreso de Estados Unidos.

“Tenemos ahora 18 meses para trabajar insistentemente y conversar con el Congreso de forma de hallar un solución para nuestra gente. Nuestra apuesta es que prácticamente todos ellos puedan permanecer en Estados Unidos”, manifestó el jefe de la diplomacia salvadoreña, Hugo Martínez.

El canciller afirmó que existen en la actualidad poco más de 195.000 ciudadanos salvadoreños bajo protección del TPS. Ese número llegó en un momento a más de 260.000, “pero hubo compatriotas que pasaron a otro estatus migratorio en Estados Unidos y otros que simplemente perdieron la protección”.

Oficialmente viven en Estados Unidos 1,7 millones de salvadoreños, aunque cifras estimadas extraoficiales apuntan que si se suman las personas que se encuentra en territorio estadounidense en forma irregular ese número ascendería a alrededor de 3,1 millones.

La decisión causará conmoción en ciudades como Washington, Los Ángeles, Nueva York, Houston y otras zonas metropolitanas que acogen grandes comunidades de salvadoreños.

En tanto, el gobierno de Canadá anunció este lunes que “desde hace meses” en medidas de contención para evitar la llegada masiva de salvadoreños.

Un programa para dar alivio

Estados Unidos creó el TPS en 1990 para ofrecer refugio a gente de países afectados por terremotos, inundaciones, huracanes, guerras y otros desastres. Ahora ampara a casi 320.000 personas de 10 países. Hay casi 440.000 beneficiarios de esos 10 países, incluidos de 263.000 de El Salvador, pero muchos de ellos han legalizado su situación por otras vías.

El secretario de Seguridad Nacional puede renovar esa protección, que incluye permiso de trabajo, por hasta 18 meses cada vez. Las voces críticas dicen que ha resultado no ser temporal en absoluto, ya que muchos beneficiarios siguen en el país años después de su solicitud inicial.

La predecesora de Nielsen, la secretaria en funciones Elaine Duke, puso fin en noviembre a las protecciones para los haitianos, lo que requiere a unas 50.000 personas que se marchen o resuelvan su situación legal antes del 22 de julio del 2019, y para los nicaragüenses, lo que dio a unas 2.500 personas hasta el 5 de enero del 2019. Aplazó una decisión que afectaba a más de 50.000 hondureños, lo que dejó la decisión a Nielsen.

El gobierno de Trump amplió el año pasado la protección para los Sudán del Sur y la retiró para Sudán. Otros países cubiertos son Nepal, Somalia, Siria y Yemen.